"PACTO DE SILENCIO"

"Pacto de silencio" es la última película de Robert Redford como realizador y director. Se trata de un  thriller político que aunque correcto, no es capaz de aportar una nueva mirada a este tipo de temática. Recientemente vimos una película con argumento similar pero más intensa y sorprendente, "La deuda" (J. Madden, 2011), sobre 3 jóvenes agentes del Mossad que capturan y matan a un criminal de guerra nazi, y guardan este secreto durante treinta años hasta que descubren que sigue vivo.
Redford se acerca a una de sus temáticas recurrentes, el dilema moral. Él ha sido siempre una persona comprometida y con interés en poner el foco en la denuncia social y política.Esta inquietud la ha tenido como actor teniendo sus mejores exponentes en "Los 3 días del cóndor"  o  "Todos los hombres del presidente", y la ha mantenido desde la dirección ("Leones y corderos","Quiz show"), aunque quizás se encuentra más cómodo en su otro gran eje, las relaciones familiares, donde encuentra un tono intimista que toca muy bien ("El hombre que susurraba a los caballos").
En "Pacto de silencio", como en algunas otras ocasiones Redford tiene un problema de falta de graduación de la intensidad narrativa, manteniendo un tono monocorde que tiene como resultado la monotonía (el caso mas notable podría ser "La conspiración"). A cambio, el film cuenta con un gran cuadro de actores, una constante en su filmografía. No en vano Redford fue el descubridor de Scarlett Johanson o el facilitador de que Brad Pitt, tras su descubrimiento con un escueto papel en "Telma y Louise", desarrollara su primer personaje de cierta enjundia en"El río de la vida". En "Pacto de silencio" podemos ver de nuevo a Redford, aunque sea una pena que haya creído necesario pasar por el bisturí (ha perdido mucha naturalidad en la expresión)  y que resulte mayor para el papel. A su lado, otros grandes como Julie Christie, Nick Nolte, Chris Cooper, Susan Sarandon  o Stanley Tucci y algunos "new comers" interesantes como la prometedora Brit Marling  figura de cine independiente,  muy de la cuerda de Redford y frecuentadora de Sundance. Redford sin embargo no acierta con el joven periodista, Shia LaBeouf, bastante anodino.
En resumen, un film de oficio, que toca lugares comunes, y que no sorprende. (Valoración: 5 sobre 10).






Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO