"The invisible woman"

La segunda película de Ralph Fiennes como realizador es más que notable. Fiennes adapta al cine la novela del mismo título de Claire Tomalin, que cuenta un periodo de la vida del célebre escritor Charles Dickens en el que éste, casado y con 10 hijos, se enamora de Ellen Ternan (Felicity Jones). Ellen es una joven perteneciente a una familia de actores con la que el autor mantiene una relación de pareja en la clandestinidad.
Ralph Fiennes imprime fuerza, emoción y energía a este film. Ha sabido poner una atención extrema en la dirección de arte, pero sin caer en el laconismo, la cursilería, o en una narrativa contemplativa tan frecuente en películas de época. Probablemente esto se deba a la personalidad de Dickens, al que da vida el propio Fiennes. El escritor era carismático, activo, muy social, y el relato aunque tiene como protagonista a Felicity y la historia de amor entre ellos, nos lleva por todas estas facetas de la vida del autor: actor, lector de su propia obra, preocupado por la obra social, amigo de sus amigos, estrella de eventos de sociedad... Con un tratamiento muy sensorial (en ese aspecto recuerda a "Cumbres borrascosas", Andrea Arnold 2012), el realizador juega con el contraste entre la naturaleza, los paisajes, esa playa en la que Felicity  intenta descargar su energía negativa con sus incesantes paseos, y la sociedad de la época, tan rígida, tan poco espontánea, donde hasta los trajes femeninos impedían a las mujeres liberar sus emociones. La película nos transmite el calvario interior de Felicity, el cómo ella sobrelleva con dificultad el vivir con este secreto incluso después de que el episodio se haya cerrado. Es una mujer a la que le cuesta exteriorizar sus sentimientos y que vive su historia de amor como una gran carga. La actriz hace una espléndida interpretación con sensibilidad y fuerza, sin alterar casi su rostro pero comunicando al espectador lo que pasa por su mente y su corazón. 
Fiennes acierta de pleno con el reparto (como sucede a casi todos los actores que devienen en realizadores), no sólo con su protagonista, también con Khristine Scott Thomas como madre de Felicity y con John Kavanagh que en su papel de reverendo respira humanidad y credibilidad por todos sus poros.
Otro gran elemento a reseñar es el diseño de producción del que es responsable Maria Djurkovic ("Las horas, "Billy Elliot","El topo"). Una auténtica maravilla. Vestuarios (nominados al Oscar), localizaciones y fotografía están cuidados al detalle. La película abre con un plano precioso de una playa de Inglaterra y a lo largo del film nos deleita con auténticos cuadros, la carrera de caballos, las funciones de teatro...
Una película que se siente y se disfruta.
(Valoración: 8 sobre 10)


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO