"ST. VINCENT", SIMPÁTICA Y EMOTIVA PELÍCULA MENOR


"St Vincent", primer largo del americano Theodore Melfi, trata la historia de Vincent ((Bill Murray), ex-combatiente de Vietnam de mediana edad, de vida poco ordenada y costumbres relajadas, aficionado a las apuestas, los bares y amigo habitual de una stripper, Daka (Naomi Watts). Vincent entra en relación con unos nuevos vecinos:  Maggie (Melissa McCarthy), una mujer separada que trabaja en un hospital y es madre de un chaval de 11 años, Oliver (Jaedn Lieberher). Debido a los largos horarios laborales, la madre a menudo tiene que contratar a Vincent de canguro. La historia es sencilla teniendo como foco la relación entre Bill Murray y el niño, y como hilo conductor un trabajo que el niño tiene que presentar en el colegio y que es el motivo que da nombre a la película.
El film, se enmarca en el género de comedia dramática y está próxima a otras películas donde también se producen curiosas relaciones de amistad entre personas con aparente poca afinidad y que viven situaciones emotivas, tristes y cómicas. "Win win, ganamos todos", "Un amigo para Frank", o "Pequeña Miss Sunshine" serían títulos en este mismo universo si bien "Miss Sunshine" es muy superior a todas ellas, incluida la que hoy nos ocupa. 
De nuevo Murray encarna al típico gruñón que intenta aparentar que es duro pero en realidad es leal y buena persona. El actor es muy apropiado para el papel tanto en el look como en el acting, y nos resulta cada vez más similar a Walter Matthau. Todos los demás personajes caen realmente bien y tienen su punto, estando bien interpretados. Melissa McCarthy, la madre, una actriz muy dotada para la comedia, Chris O´Dowd , el profesor del colegio con un personaje muy simpático y Naomi Watts muy divertida en el papel de stripper de algún país del este, un personaje bastante estereotipado pero que funciona bien y que nos sirve para ver un nuevo registro de esta actriz a la que por primera vez en bastante tiempo vemos en un papel interesante tras los fiascos de "Diana" y "Dos madres perfectas". Brilla entre ellos Jaedn Lieberher, el niño, cuyo personaje tiene los mejores diálogos de la película, muy finos y divertidos evitando lo cursi o lo sensiblero y consiguiendo mucha química con Bill Murray.
Aunque algunas de las situaciones y aspectos de los personajes resultan bastante previsibles, especialmente en el personaje de Bill Murray, el film es ameno y nos permite salir del cine con una sonrisa.  
(Valoración: 6 sobre 10)


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO

EL CALLEJON DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINEFILO