MOONLIGHT: DRAMA INTIMISTA



Barry Jenkins dirige esta película y adapta el guión a partir de la obra de Tarell Alvin McCraney. Chiron es un chico negro que vive en una zona deprimida de Miami. Dos cosas le marcan: su condición sexual y Paula (Naomie Harris), su madre drogadicta. La historia sigue al personaje en tres etapas clave: niñez (Alex R. Hibbert), adolescencia (Ashton Sanders) y juventud (Trevante Rhodes).
El guión de Jenkins, en algunos aspectos autobiográfico, tiene un tempo lento y pretende captar el estado anímico y la personalidad retraída y agazapada dentro de Chiron. Es bonita la estructura en tres bloques para recoger la evolución del personaje, llamándose cada uno de ellos con el nombre que recibe Chiron en esa época (Little, Chiron, Black). La película toca varios temas como la homosexualidad, o el acoso escolar, pero el más interesante es la influencia que pueden llegar a tener determinadas personas en la construcción de la identidad de cada uno de nosotros. Otras veces hemos visto personajes que sienten admiración hacia un hermano mayor u otra persona pero más bien como algo lateral para acabar de definir un personaje, en este caso se presenta como un tema troncal. Chiron admira profundamente a Juan, un hombre que se dedica al trapicheo y que instintivamente quiere protegerle, un personaje muy carismático, bien encarnado por Mahershala Ali, ("House of cards"). Una de las secuencias más bonitas es aquella en la que Juan enseña a nadar a Chiron en el mar (curiosamente en el rodaje de la escena, el actor enseñó de verdad al niño a nadar). La historia se concentra en pocos personajes pero con gran trascendencia en explicar quien es Chiron y porqué es como es, todos bien seleccionados, excepto en el caso del tercer actor que encarna al protagonista, que actúa bien, pero cuyos ojos no cuentan lo mismo que los de los dos anteriores.
En cuanto al estilo de realización, Jenkins y James Laxton su director de fotografía buscan la belleza y una aproximación sensorial. Cada encuadre está cuidado, utilizando fondos casi desnudos con fuertes contrastes de color y un predominio del azul. La cámara se mueve, a veces se mete dentro de la escena para conseguir un efecto inclusivo del espectador. Este tipo de dirección de arte y la temática nos recuerdan a "Girlhood", la muy recomendable película de Celine Sciamma sobre un grupo de adolescentes negras del extrarradio de París.
Moonlight es otra de las grandes candidatas a los Oscars (película, director, guión adaptado, montaje, fotografía, actor y actriz secundarios, banda sonora), una película de calidad aunque particularmente me ha llegado menos que otra de las grandes favoritas y también drama "Manchester by the sea". (Valoración: 8 sobre 10)




Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA