DUNKERQUE: El SELLO DE NOLAN


El director y guionista británico Christopher Nolan ("Origen", "Interestellar") dirige esta película sobre el asedio a Dunkerque. Durante la Segunda Guerra Mundial las tropas inglesas se encuentran atrapadas en Dunkerque y es necesario llevar a cabo una evacuación masiva de soldados a Inglaterra ante el avance de las tropas alemanas.
Nolan nunca cuenta las historias de forma convencional, normalmente juega con el tiempo y el espacio para crear una narrativa interesante. En este caso todo transcurre en el mismo sitio pero en lugar de contarlo de forma lineal elige 3 focos narrativos (playa, mar y aire) jugando con los tiempos en que suceden para construir un relato lleno de tensión y varios momentos emotivos. Se intercalan las historias de forma que el espectador no sólo está sobrecogido por lo que ve, sino también expectante porque aunque esta forma de narrar no impide comprender lo que sucede, sí genera una cierta incertidumbre.
Se trata de una película coral donde apenas se penetra en los personajes pero dada la angustia y la vulnerabilidad que transmite la historia se empatiza inmediatamente con ellos, sobre todo con el chaval joven. Nolan combina actores reputados con otros desconocidos. Kenneth Branagh como comandante, Mark Rylance ("El puente de los espias") un ciudadano que saca su barco para ayudar a evacuar soldados o Cylian Murphy como soldado con shock post traumático. Junto a ellos, noveles como Fionn Whitehead un jovencísimo soldado y el primer personaje en aparecer protagonizando la espectacular y larga escena que abre la película. Esta escena produce bastante estrés y sienta la base del ritmo y tono del resto del film. En generar este estado de alerta de la audiencia tiene todo que decir la banda sonora de Hans Zimer, colaborador habitual de Nola. Brutal. La música no desaparece prácticamente en ningún momento y es responsable de transmitir angustia, en ocasiones terror.
En la película rodada en los escenarios reales, destacan muchas escenas: la de apertura ya mencionada, las escenas de las avionetas que tienen un punto de revival del cine bélico de los años 40, la forma de finalizar la película con un punto de sorpresa y sobre todo la situación que se desarrolla dentro de un barco donde se refugian un puñado de soldados esperando que suba la marea.
Un director de tremendo talento que puede ser épico y emotivo, que tiene marca personal y siempre asegura disfrutar de un espectáculo de calidad con una aproximación diferente. (Valoración : 8.5 sobre 10).



Comentarios

  1. A mi me ha encantado... todas las emociones posibles sin necesidad de dialogo.

    ResponderEliminar
  2. Es increíble lo que logró Nolan en esta película. Es inevitable sentirnos parte de la accion, victimas del asedio y el nerviosismo que sintieron las tropas.

    La forma de plantear la historia, desde tres puntos de vista que se cruzan en determinado momento, al principio puede ser un poco confusa, pero al final termina siendo de lo mas remarcable.

    La banda sonora a cargo de Zimmer, esa tensión generada por la música constante y en ascenso, la fotografia, escuchar las balas pegando en el barco, los aviones, las explosiones. Todo eso hace de Dunkerque una de las mejores experiencias que tuve en una sala de cine

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA