LAS APARIENCIAS: VACIO INTERIOR

Marc Fitoussi ("Selfie" ), dirige esta película. Henrie Monlibert (Benjamin Biolay) es director de orquesta y vive en Viena con su esposa Eve (Karin Viard) y su hijo. Eve y Henrie son parte importante de una pequeña comunidad francesa de expatriados que tienen una relación endogámica, un círculo donde el que dirán y el show off son la base sobre la que todo se asienta.
Esta película, tal y como establece su título, gira en torno a las apariencias, el mostrar por encima de todo una imagen de éxito a todos los niveles. El detonante de la historia se produce cuando Eve descubre que su marido tiene una amante, algo que sobre todo ve como una amenaza a su status quo y que sacará su parte más maquiavélica. Además, a Eve se le cruzará en el camino un joven que desestabilizará y amenazará aún más su ecosistema. La historia va poniendo piedras en el camino de esta mujer que la distancian de lo que es su ideal de vida, y la empujan a hacer cosas para conservar su matrimonio que tendrán un precio muy alto.
Los dos actores protagonistas están perfectos en sus papeles, personajes antipáticos, vacíos, egoístas, ambiciosos, capaces de casi todo. Se hace una buena definición de los dos personajes que hace lógica la unión entre ellos y el tipo de cosas, a veces inesperadas, que refuerza o debilita su relación. 
El tema de la importancia de salvaguardar las apariencias es un tema interesante que está por encima de que el guion se desarrolle en código de thriller. Un retrato creíble de un tipo de persona con escasos valores que solo mira hacia el exterior. El final, no muy cerrado, no guarda coherencia con el personaje de Eve. (Valoración: 6 sobre 10)


 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO