"EL LOBO DE WALL STREET"

Esta vez Scorsese no ha acertado del todo. El cineasta nos tiene acostumbrados al máximo nivel tanto cuando trata temas tan suyos como la violencia y el crimen, su especialidad, ("Uno de los nuestros", Casino", "Infiltrados"...), como en otros casos donde el entorno, tipo de personajes y tono le son menos familiares ("La invención de Hugo"). Sin embargo, su último trabajo no está a ese nivel de excelencia. "El lobo de Wall Street" se basa en la historia real de Jordan Belfort, joven broker que gracias a sus extraordinarias habilidades como vendedor y sus pocos escrúpulos consigue hacerse millonario en Wall Street.
Scorsese relata el viaje del novato inocente al millonario de vuelta de todo, y nos ofrece una orgía visual y sonora que nos sumerge en la espiral de lujo, derroche, sexo y drogas más demencial y sin mesura imaginable.
Hasta ahí bien, si no fuera por la excesiva duración de la película (le sobra 1 hora) y la repetición de los temas citados sin mucha variación en el tratamiento. Aunque en "El lobo de Wall Street", Scorsese juega en su cancha (historia desarrollada en el filo de la ley y dominada por la testosterona, foco en un hombre de personalidad aplastante con una historia absolutamente de película), y se apoya en su simbiosis con DiCaprio, la narración resulta plana. No es la primera vez que el cineasta cae en el error de irse a una longitud excesiva y utilizar un ritmo monótono, ya le pasó en "Gangs of New York". También se echa de menos el impacto visual que suelen tener sus películas. Scorsese es para el cine un gran "proveedor" de escenas icónicas: el inicio de "Casino" con De Niro volando por lo aires, el espectacular final de "Infiltrados" donde el film culmina con un rosario de asesinatos en efecto dominó, o el acierto de usar el 3D para ilustrar los interiores de la estación y el reloj en "La invención de Hugo". En ésta no encontramos secuencias tan sobresalientes ni una estética propia.
En términos de interpretación, DiCaprio encarna muy bien al personaje, si bien está en el limite del histrionismo en algunas secuencias. Es muy destacable la labor de Jonah Hill en el papel de mano derecha y amigo intimo de DiCaprio, y también la actuación de Matthew Mcconaughey breve pero memorable.
En cualquier caso hay que valorar y mucho que Scorsese haga una critica sin reparos a los excesos y falta de ética del sector financiero que nos han llevado a la crisis económica sin precedentes en la que aún estamos metidos. (Valoración. 6.5 sobre 10)



Comentarios

  1. Una peli mala de Scorsese es mejor que el 90% del cine que se hace. Ya pasó con "Gans of NY" (ahí estamos de acuerdo). No la he visto todavía. En cuanto lo haga te digo.

    ResponderEliminar
  2. Se te hara un poco larga. Es verdad lo que dices, una mala de Scorsese, sigue siendo de Scorsese¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA