"LA SAL DE LA TIERRA", UN DOCUMENTAL IMPRESCINDIBLE



Wim Wenders ha visitado con asiduidad el genéro del documental enfocándose fundamentalmente en tratar la vida y obra de artistas admirados por él. "Lightning over water"(1980) sobre los últimos días del director Nicholas Ray, "Tokyo-Ga" (1985) sobre el japonés Ozu, su idolatrado realizador, "Buena Vista Club Social" (1999), sobre los músicos cubanos, "Pina"(2011) homenaje a la bailarina y coreógrafa alemana Pina Bausch. 
En "La sal de la tierra" Wenders, que además de realizador es fotógrafo, su segunda profesión, se sumerge en la biografía y trabajo del fotógrafo brasileño Sebastián Salgado. Cuenta Wenders que compró dos fotos de Salgado mucho tiempo atrás, fotos que han presidido su despacho desde entonces. El documental, que co-dirige con un hijo de Salgado, nos permite viajar por la intensa y comprometida vida del brasileño. El gran valor del film es acercarnos al sentir del artista, a entender cómo era casi "succionado" emocionalmente por sus vivencias al documentar las realidades de pobreza y desamparo de multitud de personas en distintos lugares del planeta.
Wenders afronta de forma sobresaliente el reto de relatar una vida y obra tan extensa e intensa. Encuentra el modo de enseñar la obra de Salgado sin resultar un álbum de fotos animado. A través de un interesantísimo recurso técnico, muy estético además,Wenders consigue que Salgado reviva el dolor de documentar la injusticia y su mimetización con los que sufrían, a la vez que disfrutamos de su obra (entrevista al fotógrafo delante de una pantalla donde se proyectan sus fotos, así Salgado mira las fotos al mismo tiempo que mira al espectador con un efecto de transparencias). Esa angustia al tiempo que le afectaba terriblemente, le impedía "abandonar el barco" por un intenso sentimiento de solidaridad. En algunos casos llegó a estar casi dos años seguidos sin volver a su casa. El servir de altavoz al genocidio de Ruanda fue especialmente dramático para él y le sumió en una profunda depresión que le catapultó a reencontrarse con la naturaleza a través de su proyecto Instituto Tierra y dió un giro a la temática de su obra para comenzar a retratar la naturaleza y las personas integradas en ella. Esa mirada a la naturaleza le ha permitido recuperar la fe en la Humanidad.

Según declaraba en una entrevista Wenders: "Nada de lo que está hecho sin amor sobrevivirá. Y me refiero tanto a las películas o a las obras de arte, como a todo lo que el ser humano emprende", si esto es cierto, estamos seguros de que "La sal de la Tierra" trascenderá por ser un excelente homenaje de Wenders a una persona de calidad humana y profesional superior. Además, el documental transmite un mensaje optimista y movilizador. (Valoración 8 sobre 10) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO