RETRATOS DE FAMILIA: MONOCROMATICO FILM COSTUMBRISTA



Se trata de la opera prima del realizador de Singapur Anthony Chen, film que ha obtenido varios reconocimientos (Cámara de Oro, mejor ópera prima, en Festival de Cannes). La acción se desarrolla en los años 90 en los inicios de la crisis económica en Asia. Los protagonistas son un matrimonio con un hijo de unos 12 años, Jiale (Koh Jia Ler), bastante conflictivo, y que se encuentran embarazados del segundo. La madre (Yeo Yann Yann) ante la llegada del bebé decide contratar una mujer para ayudarla en la casa, Teresa (Angeli Bayani), una chica que trae de Filipinas. 
Se trata de un film costumbrista que narra con sencillez todo lo que va sucediendo en la vida cotidiana de la familia, girando la película entorno a la falta de comunicación.
El peso más grande de la historia lo soportan las dos mujeres, con personalidades antitéticas. Teresa la criada, una mujer dulce y cálida, con gran necesidad de salir adelante y que tiene sobre todo el reto de "domar" al chaval, ganar su confianza y su cariño. La madre, un personaje frío y duro que por sistema desconfía de casi todos y casi todo. Entre ellas y generando tensión, el hijo, cuya relación con ambas mujeres es muy diferente y motivo a veces de celos. En un segundo plano el marido. El realizador trata con sensibilidad cada personaje y va a dando a conocer su personalidad y biografia a través de pequeños detalles. Es habilidoso en la forma en que nos descubre la realidad y situación anímica de cada uno, especialmente del marido, de forma que conocemos su historia solo levemente antes que la propia esposa. Maneja muy bien la construcción de la relación entre los personajes y su evolución. Hay una escena muy bonita, una conversación clave entre el matrimonio en su habitación, donde el realizador juega con el enfoque y desenfoque de los personajes según hablan.
Las historias de cada personaje son de interés y también el cómo al entrar en la familia Teresa se producen cambios de forma suave pero progresiva, pero al film le falta intensidad, es demasiado lineal en el tono. En un momento dado Teresa recuerda un acontecimiento de su pasado que sólo se insinúa y que podría haber supuesto un momento de más dramatismo que hubiera enriquecido el film. A destacar el trabajo de Angeli Bayani, una actriz natural y sensible que llena la pantalla.
Una película sobre la vida real, que transcurre en Singapur cono podría haber sucedido en cualquier otro lugar del planeta. (Valoración: 7 sobre 10)





Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA