LOS HERMANOS SISTERS: AMOR FRATERNO

El director y guionista Jacques Audiard (“De oxido y huesos”, “Un profeta”, "Dheepan") dirige su primera película en habla inglesa. Película que cuenta entre otros con la participación de la productora española Apache Films de Enrique Lavigne. Oregón 1850. Dos hermanos, Charlie (Joaquin Phoenix) y Eli (John C. Reilly), que trabajan para el comodoro, tienen la misión de dar caza a Kermit Warm (Riz Ahmed), un buscador de oro. Morris (Jake Gyllenhaal) les va dando información de donde se encuentra Warm.
Aunque situada en el oeste con dos asesinos a sueldo por protagonistas y otros elementos propios del género, la película es la historia de la relación de dos hermanos, dos hombres muy diferentes. Phoenix disfruta con todas las partes de su trabajo sin que le cause ningún problema matar. El gestiona los encargos que reciben y esa vida errante y adrenalínica le gusta. Eli, Reilly, es casi entrañable, tiene otra visión de lo que quiere que sea su vida. Ambos actores bordan sus personajes en los que nada hay de estereotipo gracias a sus capacidades actorales y al estupendo guión de Bidegain y del propio Audiard basado en la novela de Patrick deWitt. El viaje que lleva a los hermanos a intentar alcanzar a Warm (protagonista de la recomendable serie "The nigth of") es doble, ya que además del físico, las vicisitudes por las que pasan les harán cambiar y sacar aspectos de su personalidad que ninguno sabía que tenía. Hay una transformación profunda en los roles que solían adoptar en su relación. Los dos secundarios hacen un buen contrapeso a los hermanos, menos toscos y básicos. Las vivencias conjuntas son un aprendizaje para todos ellos.
Es fantástica la banda sonora del oscarizado Alexandre Desplat (“Isla de perros”, “La forma del agua”, “El Gran Hotel Budapest”), que compone una música en un registro diferente al que asumiríamos en un western. Una música que apoya la acción y las emociones que se quieren enfatizar, pero por su originalidad es otro elemento que le da un punto inusual a este western. 
Audiard es un gran contador de historias de instropección, con personajes a quienes situaciones límite ponen en un punto emocional complejo. Una historia entre hermanos varones, un tema menos veces tocado que se aprecia cuando es profundo como en este caso. Mucha atención a la secuencia final, una maravilla como está resuelta formalmente. (Valoración: 8.5 sobre 10)


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO