MAMA MARIA: HUPPERT ES UNICA

Jean Paul Salome ("Arsene Lupin"), dirige esta película basada en la novela de Hannelore Cayre. Patience (Isabel Huppert) es intérprete de árabe y trabaja para la policía francesa. Su marido murió hace años dejándola en una situación económica complicada, además, su madre está en una residencia que ella financia. En un momento dado se le presenta una oportunidad "poco ortodoxa" que podría sacarla de sus agobios económicos.
Se trata de una comedia, pero el personaje de Patience y sus motivaciones vitales le dan una profundidad que lleva a la historia más allá de lo cómico. Un personaje lleno de facetas y contrastes, al que una super actriz como la Huppert sabe sacar todo el partido. Tiene la versatilidad de hacer creíble que una mujer con una vida ordinaria que pasa más bien inadvertida, se convierta en una habilidosa manipuladora capaz de aprovechar su posición en el trabajo para sacar partido financiero. Con una naturalidad pasmosa se convierte a tiempo parcial en narcotraficante. Patience tiene muchísimos recursos e imaginación para salir ilesa en un mundo de mafiosos que nada tiene que ver con ella, pero en el que controla más que muchos que han nacido en el circuito. El amor a su madre, la nostalgia del pasado, son otras facetas del personaje en el que Huppert fluye con naturalidad pasando de un registro dramático a uno cómico en segundos. Además de la protagonista hay dos personajes secundarios que dan riqueza al film. El jefe de Patience, interpretado por Hyppolite Girardot, un policía con una moral firme profundamente enamorado de ella. Y una aguerrida mujer china cuyos negocios navegan en áreas grises, dueña del edificio en el que vive Huppert. 
Una buena comedia agridulce con la maravilla de disfrutar de Isabelle Huppert. Viéndola en un personaje como este uno se imagina cómo sería verla en una película de Almodóvar. (Valoración: 6.5 sobre 10).



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO

EL CALLEJON DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINEFILO