CAROL: ENAMORADOS DE BLANCHETT



Todd Haynes dirige esta película basada en una novela que Patricia Highsmith publicó en 1952 bajo seudónimo. Carol (Cate Blanchett), una mujer de clase acomodada en proceso de separación, se enamora de Teresa (Rooney Mara), una joven dependienta de unos grandes almacenes.
Haynes centra totalmente la historia sobre los dos personajes. Enfrenta la madurez vital del personaje de Blanchet a la inexperiencia y el autodescubrimiento de Mara, que se enamorada por primera vez de una mujer. Ambos personajes son ricos, aunque el de Cate lo es aún más. Es cierto que su personaje se enfrenta a situaciones más complejas y dramáticas, pero sobre todo por ser la ACTRIZ que es, da profundidad, rodea de fascinación y capas a su personaje. Su voz envolvente, sus pañuelos al cuello, su forma de moverse, su aire de decadencia, de sentirse de algun modo vacía, no pueden ser más seductoras. Rooney Mara hace una buena interpretación aunque es una actriz sin demasiado encanto, un elemento importante para el personaje (hubiera encajado muy bien Carey Mulligan o Alicia Vikander).
El director se detiene y recrea demasiado en cada escena, como si quisiera hacer un retrato de cada situación, resultando la narrativa demasiado pausada. Una pena no haber dado más importancia a la controversia que genera ese amor entre mujeres en una época en la que en el mejor de los casos se consideraba una enfermedad. Sabe a poco ver la gama de reacciones de los familiares, amigos, novio, marido, que rodean a las protagonistas y que se mueven entre la incompresión, la verguenza y el rechazo frontal.
Con respecto a la dirección artística, está muy bien contextualiza la época: esmeradísimos maquillaje, peluquería y vestuario, todos los elementos de ambientación son perfectos, parece una película rodada en los años 40.
Una historia sensible, femenina, muy plástica, con una maravillosa Blanchett, pero contemplativa en exceso. (Valoración: 7 sobre 10).


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO