LAS GOLONDRINAS DE KABUL: DUREZA Y BELLEZA

La directora francesa Zabou Breitman dirige esta película junto con la animadora Elea Gobbe-Mevellec basada en la trilogía homónima de Yasmina Kadra, seudónimo del ex-militar y feminista argelino Mohammed Moulessehoul. Narra la historia de dos parejas de diferentes edades en Afganistán durante el dominio de los talibanes en 1998.
Afortunadamente Breitman decidió llevar a cabo esta película utilizando la animación, una historia tan dura que quizás hubiera sido excesiva rodada como ficción. Solo la primera escena donde ocurre una lapidación encoge el corazón. La historia es realmente preciosa, nos introduce en la situación en la que vivía la población afgana durante la dominación de los talibanes, donde no existía ningún tipo de libertad y mucho menos para la mujer. Se contrapone la vida de un matrimonio de más edad, él carcelero y su esposa enferma y totalmente resignada a lo que la vida le da. Por otra parte una pareja joven, con cierta ilusión pese a la severidad extrema del régimen en el que viven. Una serie de circunstancias hacen que las vidas de los dos matrimonios se crucen de una forma no previsible. La forma de ejecutar la historia está en línea con la sensibilidad de todo el tratamiento. Utiliza un estilo de trazo basado en la acuarela y además los ilustradores en vez de pintar sobre imágenes rodadas, que es la técnica habitual, dibujaron directamente a los actores y sus movimientos.
La narrativa tiene un punto de fábula, y su final arroja un poco de luz sobre la estremecedora  crueldad e injusticia sinrazón. Una historia sobre una realidad inmisericorde realizada de una forma muy bella. (Valoración: 7 sobre 10)



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO