REINA DE CORAZONES: DEMOLEDORA

La directora danesa May el-Toukhy dirige y co- escribe esta historia. Anne (Trine Dyrholm) es una abogada de prestigio, está casada con Peter (Magnus Krepper) y tiene dos niñas. La armonía familiar se rompe cuando viene a vivir con ellos Gustav (Gustav Lindh), hijo del primer matrimonio de Peter, un chico de 17 años con problemas.
Esta es una historia que consigue que nos revolvamos en el asiento. Escalofriante. Especialmente de la mitad de la película hasta el final. El guión, muy logrado y valiente, desarrolla muy bien los personajes sobre todo el de Anne. Todo pivota sobre la protagonista, hacía tiempo que no veíamos un personaje femenino tan brutal. Casi perfecta en el exterior y de total opacidad por dentro. Anne está exquisitamente retratada, situaciones importantes y muchos pequeños detalles nos ayudan a componer un personaje complejísimo que inspira miedo. Su forma impecable de vestir, sus rituales diarios que muestran lo metódica y disciplinada que es. Mucho control en gran parte de lo que hace, y al mismo tiempo una sensación de poder que le permite a sí misma pasarse cuando le viene en gana. Su ego y su soberbia la llevarán a lugares que no pensábamos que pudieran ser una opción. 
La actriz Trine Dyrholm está espléndida, desde la frialdad a la cólera, pasando por emociones menos extremas. Desde una interpretación contenida y sutil, sabemos en cada momento lo que ella piensa y siente. La actriz pasa por todas las emociones posibles: ira, control, descontrol, determinación, provocación... Un personaje déspota, con necesidad de saciarse al instante a veces, otras pensando a más largo plazo. Salvaguardar su status quo es clave para ella. Con aparentes contradicciones que no lo son tanto si analizamos lo mucho que le importa lo que los demás piensen de ella. Probablemente si el protagonista hubiera sido un hombre, el relato nos alteraría también, pero nos chocaría menos, y seguro que nuestra reacción sería otra.
Una historia demoledora, de una dureza increíble, que deja poso largo rato después de verla. Genera una sensación parecida a la magnifica  “Sin amor” , pero crecida y aumentada. (Valoración: 8 sobre 10).





Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA