JOYLAND: UNA JOYA PAQUISTANÍ

El director paquistaní Saim Sadiq co- escribe el guion y dirige su primer largo, premiado en el Festival de Cannes. En el hogar de los Rana vive Abba, el patriarca, con sus dos hijos, los dos casados. El hijo mayor y su mujer van a tener su cuarto hijo, mientras que Haider (Ali Junelo) y Mumtaz (Rasti Farooq) aún no han tenido ninguno. Haider, comienza a trabajar en un teatro de danza erótico donde la estrella es una mujer trans, una persona por la que se siente atraído. 
Este film, nominado a los Óscar como mejor película extranjera, ha estado prohibido en su país hasta hace muy poco. Una historia conmovedora donde a partir del enamoramiento de Haider por la mujer trans se muestran algunos de los prejuicios de la sociedad paquistaní, en la que solo se acepta un estándar de estructura familiar: casarse y tener hijos, preferiblemente varones. Las mujeres deben cuidar de los hijos, los ancianos y la casa. Cualquier otra opción de estado civil o tendencia sexual fuera de esa pauta está descartada y se considera una vergüenza frente a los demás. Una historia donde se profundiza en el funcionamiento de la familia, la situación de poder de aquellos que cumplen las expectativas (el hermano mayor y su mujer), de forma que Haider y su pareja tienen que "servirles" y sobre todo la opresión, la necesidad de ocultar temas esenciales para no ser expulsado. Es preciosa la relación entre Mumtaz y Haider. Se comprenden y el sufrimiento les une. 
Una historia sobre lo duro de tener que fingir, y la soledad que eso conlleva. Sobre el rechazo a las opciones de género que no sean las heterosexuales y que llevan a ahogar la verdad, un silencio que no todos pueden sobrellevar. Y también que pase lo que pase, la máxima culpabilidad siempre se hace recaer en la mujer. (Valoración: 8 sobre 10). 


 en

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO