"DOS VIDAS"

Este film alemán dirigido por Georg Maas es un drama donde se cruzan de forma confusa 2 historias que cada una podría dar lugar a una película, por lo que la suma de ambas en un mismo espacio resulta excesiva y levanta más dudas que certezas.
La película trascurre en Noruega en los 90 y trata la historia de Katrine (Juliane Köhler), una de las numerosas niñas hijas de la unión de mujeres noruegas y alemanes del ejército nazi en la 2ª Guerra Mundial que fueron rechazadas por la sociedad noruega, arrebatadas de los brazos de sus madres y llevadas a orfanatos en Alemania del Este. El relato comienza mucho tiempo después en Noruega, con Katrine, una mujer ya madura con su esposo, hija y su madre (Liv Ullmann), en un hogar feliz y tranquilo hasta que un abogado quiere que ella y su madre declaren en un juicio contra el gobierno nórdico por las discriminaciones sufridas por ese colectivo de hijos de la guerra. A partir de ahí se empieza a vislumbrar el auténtico pasado de la protagonista y las sombras de todo lo que no ha contado a lo largo de los años. En este pasado hay además una trama relacionada con actividades de la Stasi.
El film tiene un gran problema de comprensión. El realizador invierte mucho tiempo en contar la repercusión en la familia de las verdades del pasado de Katrine y sus reacciones ante esa nueva realidad. Sin embargo, la trama de la Stasi  no se trata con profundidad por lo que resulta totalmente ininteligible, hay dos personajes vinculados a la organización pero apenas se aportan datos: ¿qué era lo que realmente investigaban?, ¿qué conexión/intenciones tenía la Stasi en vincular a Katrina con esa familia?...
Aun así, la película consigue en algunos momentos emocionar, también perturbar y sobrecoger a través de flasbacks que tienen un buen tratamiento estético y transmiten bien la sensación  de intriga, amenaza y miedo. También es positivo el denunciar un tema poco conocido fuera de Noruega, la discriminación de esos hijos de la guerra y la perversión sin límites de la Stasi. Formidable cómo Maas transmite el sentimiento de devastación e incredulidad de Liv Ullmann en la escena donde la capta ensimismada viendo una y otra vez el vídeo que guarda recuerdos del episodio más doloroso de su vida. Los actores son sólidos y creíbles especialmente Juliane Kohler en un papel difícil, y por supuesto Liv Ullmann, un lujo poder verla de nuevo. 
Esta película ha sido erróneamente comparada en su promoción e incluso por algunos críticos con la fascinante "La vida de los otros"(Florian Henckel von Donnersmarck- Oscar Mejor Película Extranjera 2006). Ojalá se parecieran más. (Valoración: 5.5 sobre 10).


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO