"EL VEREDICTO" BUEN DRAMA JUDICIAL QUE INVITA A LA REFLEXION

"El veredicto" es una película del realizador y guionista belga Jan Verheyen que denuncia el mal funcionamiento del sistema judicial de su país, en particular el alto índice de errores procesales que permiten a asesinos, narcotraficantes, etc, salir impunes. La historia relata cómo un violento criminal causa la muerte a la esposa y la hija de Luc Segers, el protagonista. Se consigue detener al culpable pero éste queda libre por un error judicial. Verheyen se interna en el doble sufrimiento del protagonista, primero por la pérdida de su familia y después por la falta de acción judicial. Aunque el realizador ofrece los diferentes puntos de vista desde los que se puede evaluar un suceso semejante, toma partido por la perspectiva de Luc. Es en sus zapatos donde quiere el realizador que se meta el espectador.
El peso de la película está en los actores y en el mensaje, especialmente presente en los alegatos de los abogados donde es patente que en parte todos tienen razón. 
El realizador elige muy bien a los dos actores principales tanto desde el punto de vista físico como el interpretativo. Koen de Bouw (Luc) es perfecto para representar a un ciudadano modélico, profesional de brillante carrera con un matrimonio feliz cuya vida se rompe ante un suceso tan inesperado y trágico. Da muy bien el papel de persona seria, intachable pero también el de alguien sombrío y sufriente. Su rostro, su mirada y su body language comunican el profundo dolor unas veces bien y otras mal controlado por el personaje. Su interpretación muestra los diferentes sentimientos y registros requeridos: la desolación interior y la determinación. Johan Leysen, en el rol de su abogado, es un asiduo del cine francés. Además de su capacidad artística tiene un físico particular, un rostro "tallado en la piedra" y un porte distinguido que le ayuda a ser singular pero versátil al mismo tiempo. Tan pronto puede ser un empresario o ejecutivo de clase alta (como en "Joven y bonita" de Francois Ozon ), como un capo del crimen organizado o como aquí, un buen profesional involucrado en la historia de su cliente pero que se sitúa siempre a cierta distancia de él.
"El veredicto" es pues un buen drama judicial de tono austero y contundente que toca un tema candente en muchos países de Europa, denunciando la actitud de los políticos que no tienen interés real en solucionar el problema, sólo quieren solventar la crisis de comunicación que se produce en la opinión pública cuando algún criminal escapa de la justicia gracias a fisuras burocráticas o la desidia del funcionariado. También hay otro interesante tema aunque no es donde el realizador pone el acento, y es la capacidad de tener más opciones de " saltarse la ley u obtener un veredicto favorable" a partir de un jurado popular más influenciable y que funciona con esquemas más emocionales que objetivos. El debate post- visionado está asegurado.(Valoración: 7 sobre 10)


Comentarios

  1. Acertadísimo análisis de todos los puntos clave de la película. Añadiría que no sólo los dos protagonistas están bien construidos, sino que los dos principales secundarios, tan importantes en la trama, han sido escogidos, tratados y escenificados con maestría. Desde el maduro y experimentad fiscal bregado en mil y un vericuetos legales, de mirada fría y talante más que pragmático hasta la abogada de oficio, joven, impetuosa y aún con fe en el sistema, que defiende a ultranza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, los dos personajes y actores secundarios estan tambien muy bien elegidos y aportan mucho.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO