"RELATOS SALVAJES", POTENTE COMEDIA NEGRA

Esta película del argentino Damián Szifron, realizador, guionista y montador de la misma, es un soplo de aire fresco en la cartelera actual. Una película construida a partir de 6 historias cuyo punto en común es la reacción descontrolada de un personaje ante una situación de tensión, indignación o injusticia, y sus tremendas consecuencias. De las 6 historias, unas tienen un punto de partida más realista que otras, pero todas le ocurren a personas comunes y corrientes en contextos cotidianos: los pasajeros de un avión, dos mujeres trabajadoras de un restaurante, dos conductores de coche que se pican, un ciudadano indignado por un sistema que sólo piensa en sacar dinero al contribuyente, una familia adinerada a la que le ocurre un "fatídico incidente", una celebración de boda con celos incluidos...
Moviéndose en el código de humor negro tan argentino, el realizador toca distintos palos y modula con diferente intensidad el humor y la violencia. En algunos casos las historias son un puro juego de exageración sin cortapisas de principio a fin ("Avión"/ "Restaurante"), otras se asientan en algo que puede suceder, un estallido de violencia a partir de la indignación y sólo la resolución final es una hipérbole ("Conductores"/ " Grúa"). Hay una historia que es dolorosamente realista ("Atropello") donde el protagonista real es la corrupción, por lo que desgraciadamente se requiere poca ficción cinematográfica. Finalmente "Boda". Este es el ejercicio más meritorio, ya que, si en las demás historias la estructura narrativa es similar: presentación de personajes, suceso, in crescendo de ira que desemboca en una catarsis; en este caso el realizador hace que la protagonista, (la novia), se deje ir y "fluya" en su torbellino de emociones negativas y pulsiones, y en esa montaña rusa emocional haga dos quiebros de 180º. Espectacular la interpretación de Erica Rivas, donde se sustenta la credibilidad de esas idas y venidas emocionales todas extremas. Nunca fue tan verdadero lo de que del amor al odio hay una línea muy muy fina. Muy acertada la decisión de que este relato sirva de colofón a la película. 
Todos los actores están impecables, los muy conocidos como Sbaraglia o Ricardo Darín y los menos a este lado del Atlántico, como la ya mencionada Erica Rivas (la novia), Oscar Martínez (padre adinerado), Grandinetti (crítico musical), Rita Cortesse (cocinera)... todos perfectos sin caer en el histrionismo que es el riesgo en este tono de comedia negra tan delicado de gestionar, donde es tan fácil rayar en lo ridículo. 
Szifron rueda muy bien y monta mejor, los personajes están perfectamente definidos y nos resultan familiares, las situaciones se presentan de forma que son rápidamente entendidas por el espectador, (algo necesario al ser tan cortas), pero sin caer en el mero cliché. Las reacciones extremas de los personajes se perciben como "justificadas" y resultan divertidas. El realizador además no sólo trabaja duro en el fondo, también se esfuerza en la forma, dando con una estética de cuidados encuadres y buena foto. 
Este film es un ejemplo más de cómo el cine argentino, en una situación de bajos presupuestos similar a la del cine español, a menudo consigue un producto de calidad competitivo en taquilla gracias a trabajar bien los básicos del cine: buenas historias, bien interpretadas.
(Valoración: 8 sobre 10)



Comentarios

  1. Genial, creo que es la mejor muestra de lo que hacen las emociones y el descontro, de ellas.
    Magnífica para aprender

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA