IRRATIONAL MAN: UN ALLEN MENOS INSPIRADO

Cada estreno de Woody Allen es un acontecimiento, al menos en Europa, acontecimiento que el realizador nos brinda puntualmente una vez al año. Abe Lucas (Joaquin Phoenix), reputado profesor de filosofía en pleno bache personal, llega a la universidad de una pequeña localidad de EEUU. Allí suscitará interés tanto entre el profesorado como entre los alumnos, especialmente entre el público femenino. Abe entablará una estrecha relación con Rita (Parker Posay) y Jill (Emma Stone). En su estado de angustia vital el profesor encuentra una forma anómala de dar un sentido a su vida.
Nos encontramos ante una película que se mueve en tierra de nadie. LEER MÁS. No es comedia ni drama, y tampoco, y esta es la pena, se encuentra en la tragicomedia que tocó tan magistralmente en "Blue Jasmine" donde confluyó todo lo mejor de Allen.
A través del personaje de Phoenix, Allen nos vuelve a dar su pesimista punto de vista sobre los humanos y su escasa catadura moral. La capacidad del hombre para vivir sin mayor problema habiendo cometido malas acciones, incluso delitos o crímenes, mientras nadie lo sepa. La facilidad pasmosa para justificarse a uno mismo que era algo necesario y esa memoria corta que permite aceptar con normalidad ese comportamiento y seguir la rutina diaria como si tal cosa. Esta temática es junto con el sexo, las relaciones de pareja, la religión, la muerte, etc, otro de los temas recurrentes de Allen que unas veces envuelve en comedia y otras presenta de forma más desnuda. En "Irrational man" Allen bebe de sus propias fuentes y remite a dos de sus películas anteriores, pero estando lejos de la brillantez de ambas. Por un lado recoge el planteamiento argumental de "Delitos y faltas" desarrollándolo de forma distinta y por otra al darle un rol importante al azar, hace que este film forme pareja con "Match point". Pese al fuerte componente surrealista del personaje de Joaquin Phoenix, sus "locuras" no llegan a divertir o lo hacen muy tímidamente. Faltan esos puntos de genialidad y esa frescura en la forma de salir de las situaciones tan propia del realizador.
En cuanto a los actores, Phoenix es perfecto en el papel de atormentado y desequilibrado, pero sobre todo destaca Emma Stone, definitivamente una de las actrices jóvenes más interesantes, válida para comedia y drama, y que tiene ese "algo" que la hace especial. 
En resumen, aquellos que no son fans de Allen pueden obviar esta película. Sin embargo, no podemos dejar de reconocer que el hueco que este genio completa en el panorama cinematográfico nadie lo cubre mejor que él incluso en sus trabajos menos inspirados.
(Valoración: 6 sobre 10).








Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO