ANIMALES NOCTURNOS: MAGNETISMO Y DESAZON

La segunda película del famoso diseñador de moda Tom Ford, es un guión escrito por él mismo a partir de la novela "Tony & Susan" de Austin Wright. Susan (Amy Adams) una exitosa galerista cuyo matrimonio no pasa por su mejor momento, recibe en primicia la primera novela de su ex-marido, Edward (Jake Gyllenhaal), un truculento drama. La novela le hará recordar momentos de su historia de amor con él.
Hay que destacar el reto que supone desarrollar un guión donde se entremezclan tres momentos en el tiempo: el momento actual, 20 años atrás cuando Susan y Edward eran pareja y la trama de la novela de Edward, que guarda un paralelismo con lo acontecido en la historia de la pareja. Ford lo soluciona muy bien y hace que sean interesantes las 3 historias, especialmente la búsqueda de todos los símbolos que encierra la novela de Edward (hay alguno que seguro se nos escapa pero lo crucial es entendible para todos). Una estructura exigente donde el director hace los cortes y enlaza las historias como un perfecto cirujano y donde destaca, además de la labor de los actores, la fotografía y maquillaje para transmitir la mella emocional que la vida hace en los personajes. Es interesante el tempo más pausado que imprime Ford cuando narra el momento actual donde Susan (Amy Adams) es protagonista casi en solitario. Esa cadencia y la perfección y estilo de la dirección de arte crean un ambiente de opresión y falta de oxígeno que comunica muy bien cómo la vida le pesa al personaje.
Qué repartazo encabezado por Amy Adams ("La llegada"), que una vez más hace una interpretación magnífica trasmitiendo la complejidad y frustraciones del personaje y sus cambios a lo largo del tiempo, una persona muerta por dentro, un personaje  frío, regido por convencionalismos. Magistral Laura Linney como madre de Susan, en una breve pero intensa aparición donde mantiene un diálogo duro y premonitorio con su hija. Jake Gyllenhaal ("Demolition","Nigthcrawler") en un personaje habitual en él, emocionalmente complejo y torturado. Y Michael Shanon en un papel secundario pero con peso.
Magnífica esa estética impoluta, donde se respira el "control freak" de Tom Ford: cada plano está trabajado como si de una foto se tratara, ni un solo detalle es casual: el vestuario de una ayudante de Amy Adams que sale 3 minutos, el cuadro que cuelga de un pasillo, todo quiere decir algo. Una estética al servicio de dar contexto a los personajes y su estilo de vida. Increíble el comienzo, de una trasgresión visual brutal, una mirada ácida de Tom Ford a un mundo que conoce bien, el snobismo del arte y la moda.
Una historia sobre la venganza y la fuerza tan poderosa y temible que da a las personas heridas enmarcado en el universo Ford del que ya disfrutamos en  "Un hombre soltero". Gran fuerza visual y unos personajes tremendamente infelices en el contexto de la clase social alta e intelectual.  (Valoración: 9 sobre 10) 



Comentarios

  1. me ha encantado y el final magnifico, cada uno que fuimos a verla interpretamos el final de manera distinta.

    ResponderEliminar
  2. A mi me parecio interesantisima la historia y toda su simbologia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA