CHURCHILL: BRILLANTE ACTUACION DE COX


Jonathan Teplitzky dirige este film sobre la figura de Winston Churchill en los días previos al desembarco de Normandía. El guión está escrito por la historiadora Alex Von Tulzelmann y se centra en la situación emocional del político y su miedo a que esa operación militar fuera un error.
El objetivo del director es hacer una composición del personaje considerado como mejor político de la historia británica, reflejando el momento anímico del político, el desgaste de los años de guerra y el miedo a que la operación fuera un nuevo Gallipolli, una matanza de jóvenes.
La estructura narrativa es clásica y está al servicio del retrato de esta personalidad, con un 80% del peso en los actores. El film se desarrolla en solo 3 días y el recurso para contar el mensaje son numerosas conversaciones entre prácticamente solo 5 personajes versando casi únicamente sobre el mismo asunto, tan solo en los diálogos con su mujer surgen otros temas, esto hace que el discurso resulte un tanto repetitivo. Aún así, la puesta en escena contiene una serie de planos muy limpios y estéticos donde a menudo las figuras de los actores son pequeñas siluetas ubicadas en paisajes abiertos o al lado de grandes monumentos para resaltar la gravedad de las decisiones que pesaban sobre estos hombres, el peso del momento histórico. También es bonito el inicio del film con un plano simbólico imaginado por Churchill de un mar lleno de sangre.
Lo que es indiscutible es el poderío de Brian Cox que hace una brillante interpretación donde todo suma: su acento, su voluminoso cuerpo, toda su gestualidad (su forma de moverse, cómo enciende los puros), una personalidad y carácter fortísimos, irónico sentido del humor, alguien iracundo a menudo, pero también a veces muy sentido. Su actuación puede recordar a la de Charles Laughton en "Testigo de cargo". En segundo lugar la grandísima Miranda Richardson como Clementine su esposa un personaje que tiene poca presencia en pantalla pero mucho peso gracias a su talla como actriz, perfectamente al nivel de Cox. De forma secundaria el actor John Slattery ("Mad Men","Spotligth") como Ike.
Una película convencional en la forma pero interesante por centrarse en los momentos de flaqueza y desmotivación de un personaje histórico aparentemente tan fuerte y sólido, y por la excelente actuación de Cox y Richardson. (Valoración: 7 sobre 10). 







Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO