DETROIT: UN GOLPE DE REALIDAD


Kathryn Bigelow dirige este filme basado en hechos reales con un guión de Mark Boal con quien también colaboró en "En tierra hóstil" y "La noche más oscura". En 1967 en Detroit hay constantes desórdenes y un nivel de violencia racial altísimo. En el motel Algiers se produce un incidente que desembocará en una masacre.
La calidad de la película en su conjunto está fuera de la norma, un solidísimo guión al que se suma la forma personal y realista de rodar de Bigelow. Utilizando varias cámaras y situándose muy cerca de los actores, dentro de la acción, la directora mete al espectador en la historia, sentimos que estamos en ese motel y pasamos la angustia, el miedo, el sentimiento de injusticia de los protagonistas.
Pese a la forma realista y precisa de rodar, a veces utilizando incluso grabaciones de la época, y que se trata de una película coral, se establece un vínculo con dos personajes, Larry Reed (Algee Smith) cantante en un grupo musical The dramatics, y Dismukes (John Boyega) un empleado de seguridad negro. En el caso del cantante nos plantea cómo este dramático hecho cambiará su trayectoria profesional y personal. Así, el guión no solo busca narrar de forma fidedigna un hecho real, sino que le pone cara y ojos y eso hace que el impacto y huella de lo que ves sea mucho mayor. Nada es impersonal, todo duele e indigna.
El ritmo de la película es sobresaliente, se maneja magistralmente la tensión, con leves momentos de desahogo, un perfecto juego de alternancias. Antes de entrar en el corazón de la película, hay varias escenas que establecen el contexto y atmósfera del momento. Es soberbia la escena del cantante y su amigo, invitados por dos chicas blancas a una especie de fiesta improvisada con un grupo de negros (todos ellos serán las víctimas del atropello policial). Juegos de miradas, malentendidos entre los jóvenes, tensión sexual, tan magníficamente rodado como el núcleo del asalto y abuso policial.
El trabajo de todos los actores es muy bueno, en especial el de John Boyega ("La guerra de las Galaxias E.VII") y Hanna Murray, la chica blanca que escandaliza a los policías por el hecho de relacionarse con el grupo de negros.
Una gran película que esperemos recaude muchos Oscars, y Globos ya que sin embargo parece no estar teniendo éxito de taquilla en USA, ¿porqué será? (Valoración: 9 sobre 10).


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO