NO TE PREOCUPES, NO LLEGARA LEJOS A PIE: VOLVER A EMPEZAR

Gus Van Sant ("Elephan") dirige esta película basada en la vida del caricaturista americano John Callahan (Joaquin Phoenix), un hombre con graves problemas con la bebida que en un accidente queda paralítico. El film cuenta el proceso por el que pasó hasta encontrar un sentido a su vida.
Si esta historia hubiera caído en otras manos muy probablemente el resultado hubiera sido el típico producto hollywoodiense de rebuscar en la tragedia y regodearse en el sufrimiento de un hombre que ha tocado fondo y consigue redimirse sacando su faceta artística gracias a Alcohólicos Anónimos. La suerte es que Van Sant no cae en el exceso de dramatización (ya bastante drama hay), aunque manteniendo un gran realismo, sin ocultar lo más duro y feo de la suma de problemas a
los que se tuvo que enfrentar este hombre.
La historia nos muestra qué puede hacer click en la cabeza de alguien que racionalmente tiene pocas razones para no seguir ahogándose en alcohol, para encontrar fuerza, ilusión, algo que permita salir a superficie en vez de seguir en una caída libre de autodestrucción. El director hace un gran trabajo en su forma de contar la historia con el tipo de luz, de encuadres con enfoque y desenfoque que nos lo hace cercano y nos sienta prácticamente en el salón de John. Elemento clave de esto es Joaquin Phoenix ("En realidad nunca estuvo ahí", "Maria Magdalena") ese monstruo de la interpretación que nunca es el, que en cada personaje acuña una forma diferente de moverse, de sonreír, de mirar... Aquí transmite el viaje a menudo errático por el que transita Callahan de la desesperación, a estar en paz consigo mismo, casi siempre con su peculiar sentido del humor. Destacable el contrapeso que le hace Jonah Hill en el papel de Donnie, alguien que tuvo un rol definitivo en la vida de Callahan a la hora de que éste dejara la bebida.
Un film con momentos muy únicos como el baile en la silla de ruedas, las escenas compartidas con su amiga Anu (Rooney Mara) y sobre todo su seña de identidad: esas carreras a mil por hora por la ciudad en la silla de ruedas. Lo más conmovedor la escena con su amigo Dexter (Jack Black). Una historia con un mensaje optimista. (Valoración: 8 sobre 10).


Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA