PEQUEÑAS MENTIRAS PARA ESTAR JUNTOS: ENTRETENIMIENTO FACIL

El actor y director Guillaume Canet ("Pequeñas mentiras sin importancia", "Cosas de la edad") escribe el guión y dirige la continuación de la exitosa “Pequeñas mentiras sin importancia”. Eric (Gilles Lellouche), Marie (Marion Cotillard), Antoine (Laurent Laffitte), se presentan por sorpresa en la casa en la playa de Max ( Francois Cluzet) con motivo de su 60 cumpleaños. El no les recibe con alegría precisamente.
Seis años después, Canet nos reencuentra con este grupo de amigos bastante inmaduro que acostumbraba a pasar las vacaciones a todo trapo en casa de Max. Hostelero de éxito, el mayor, con muy buena situación económica pero de carácter endemoniado. Esta secuela es bastante inferior a la original. El guión está peor trabajado, los golpes de humor un poco burdos, los momentos dramáticos y de intimidad/complicidad entre personajes menos especiales. El tiempo ha pasado por el grupo y parecen un poco desatados: Unos con reacciones exageradas, no solo del personaje de Cluzet donde tiene sentido por ser un rasgo clave de este personaje colérico, siempre protestando, pero también están desaforados su ex mujer, o la propia Marie. Otros no parecen haber evolucionado demasiado, su estado actual  es casi lo primero que se le podría ocurrir a cualquiera. Hay algún personaje nuevo, puro cliché. Por otra parte, hace demasiado tiempo de la anterior película como para recordar mucho del carácter y circunstancias de los personajes, y sin embargo, algunos de los gags se basan en algo que viene de la otra película. 
Un film que entretiene y se disfruta porque el reparto es muy bueno, y solo ver a estos actores juntos con tanta química entre ellos es un gusto, pero no porque la película en sí sea buena. Recomendable a los adictos a la tan francesa temática de la amistad grupal, o seguidores de los estupendos actores del reparto. (Valoración: 6 sobre 10).




Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA