EL REFLEJO DE SYBIL: MISTERIOSA VIRGINIE EFIRA

La francesa Justine Triet ("Los casos de Victoria" ), dirige este drama psicológico. Sybil (Viginie Efira) es una psiquiatra que decide aparcar su trabajo como terapeuta para concentrarse en escribir un libro. Sin embargo, sigue manteniendo a alguno de sus pacientes, e incluso atiende a una nueva, Margot (Adele Exarchopoulos), una joven actriz sobrepasada por su vida amorosa.
El argumento tiene interés, pero el guión es débil. La protagonista es una psiquiatra que probablemente tenga esta profesión buscando auto- evaluarse, y que se mueve por una senda peligrosa donde traspasará la línea entre lo profesional y lo personal. Su interés por la nueva paciente en parte se debe a que es una fuente de inspiración para su novela.
Quizás no sea una buena película, pero tiene un personaje principal que seduce. A pinceladas y de forma premeditadamente confusa, (no es clara la cronología de sus recuerdos), conocemos los sucesos y personas que han marcado su vida, y tenemos cierta luz sobre el porqué de algunos de sus comportamientos. Pero el mérito del interés de este personaje es sobre todo de la actriz Virginie Efira, que tiene un aura innegable. Todo alrededor de ella tiene un punto de misterio, su tipo de belleza, su forma de moverse... Ella despliega algo especial, y suple con lo emocional los fallos de guión. Algo que no podemos decir de los demás personajes, con excepción de un niño, un paciente con el que Virginie comparte escenas muy bien llevadas por la forma tan particular en la que la psiquiatra trabaja con él.
El personaje de la desorientada actriz que llega a la consulta, interpretado por Adele Exarchopoulos, (conocida por la maravillosa "La vida de Adele"), no está bien construido y tampoco las escenas de ella en medio del rodaje de una película que no pueden ser más ridículas. Incomprensible que un director retrate así su propia profesión. También resulta absurdo el papel de Sandra Huller, la directora de la película que ruedan. Es una pérdida de oportunidad el personaje de la hermana de la psiquiatra, muy marcado por la historia familiar pero que no se desarrolla.
Una historia que se mantiene viva gracias a Virginie Efira, si bien la película en su conjunto tiene interés y en ningún caso se hace pesada. Los amantes del drama psicológico seguramente disfrutarán ella. (Valoración: 5 sobre 10).



Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA