NUNCA, CASI NUNCA, A VECES, SIEMPRE: FABULOSA SIEMPRE

La directora americana Eliza Hittman con una corta pero muy sólida trayectoria donde sus anteriores largos ("It felt like love", "Beach rats") fueron nominados o premiados en numerosos festivales, escribe el guion y dirige esta historia. Autum (Sidney Flanigan) una chica de 17 años que vive en un pueblo de Pensilvania, se ha quedado embarazada. Decide ir a Nueva York para abortar. En este difícil viaje la acompañará su prima y amiga Skylar (Talia Ryder).
Por el contenido de esta y sus anteriores películas parece que a Hittman le interesan especialmente cómo adolescentes y jóvenes se enfrentan a problemas de calado. En este caso se mete totalmente en los zapatos de Autum, una chica de carácter adusto, introvertido que no encaja bien en una familia donde la falta de entendimiento con la pareja de su madre es más que evidente. La directora tiene la habilidad de sin explicitar toda la información, marcar un contexto que invita a la implicación del espectador que completa intuitivamente lo que falta. El ambiente familiar de Autum, la mentalidad cerrada de la población donde vive, hacen que la chica decida abortar lejos de su pueblo para asegurarse la confidencialidad. Con sensación de soledad, aunque no del todo, ya que tiene una relación casi telepática con su prima, en la que encuentra un apoyo incondicional. Todo con un lenguaje realista, de considerable dureza, por el tipo de luz, la forma de mover la cámara pegada a la protagonista para ofrecer su punto de vista, qué está pensando, cómo se siente. Dolor, angustia, culpa, desamparo, necesidad de que el calvario acabe cuanto antes... la protagonista y su amiga viven un fin de semana que difícilmente olvidarán, en el que conocen un Nueva York donde todo es complejo y caro. Brutal la interpretación de la debutante Sidney Flanigan y de Talia Ryder, y muy acertado también el de Theodore Pellerin en el papel de un chico al que conocen en el viaje a Nueva York. Además de como una chica tan joven vive esta experiencia se habla mucho de la balanza de poder en el sexo, y los roles de hombre y mujer en él.
El único reproche que se le puede hacer a este magnífico guion, que la directora rueda 
impresionantemente bien, y que ha obtenido el Gran Premio del Jurado en Berlín y Premio Especial en Sundance, es la visión que da del género masculino, al que retrata de forma recurrente y monolítica como abusador y obsesionado con el sexo. Ni un personaje masculino se salva. (Valoración: 8 sobre 10).



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO