WORTH: PONER PRECIO A UNA VIDA

Sara Colangelo ("La profesora de parvulario") dirige esta película basada en una historia real. El abogado Ken Feinberg (Michael Keaton) decide aceptar la oferta de ocuparse de gestionar el fondo de compensación creado para indemnizar a las víctimas del 11 de Septiembre.
Esta película se estrena coincidiendo con el 20 aniversario del ataque terrorista del 11S. La historia se centra en el cambio que se produce en Feinberg a la hora de encarar el caso, y también su cambio a nivel personal. Feinberg es un abogado que había llevado con éxito casos de tragedias en donde ha habido numerosas víctimas y donde consiguió el difícil logro de llegar a unas cifras que fueron aceptadas mayoritariamente por los damnificados. Pero en este caso, hacer ese cálculo es aún más delicado y sensible de lo habitual. La forma de gestionar a las víctimas, los criterios que había utilizado en otras ocasiones resultan aquí inadmisibles. Feingberg al ver la falta de adhesión de las familias tiene que admitir que su forma pragmática y alejada de establecer las indemnizaciones no funciona y sufre una evolución. Quien sobre todo le hace ver esta necesidad de cambio es un hombre que ha perdido a su mujer en el atentado, abogado también, y que lidera a un número importante de damnificados. Este personaje, interpretado por Stanley Tucchi, es el contrapunto a Keaton. Los dos actores hacen un buen trabajo, y junto a ellos también destaca la actriz Amy Ryan en el papel de socia del bufete de abogados. Al hilo principal se le suman las dramáticas historias de algunas de las víctimas, pero aún así la historia resulta un poco plana, en parte por lo poco atractiva que es la personalidad del personaje de Feinberg. 

El principal interés del film es que da a conocer cómo se gestionó legalmente algo tan sumamente complejo y la interpretación de los 3 actores. (Valoración: 6.5 sobre 10).


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO