EL CALLEJON DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINEFILO

El cineasta mexicano Guillermo del Toro (“El laberinto del fauno”, “La forma del agua”) firma este remake de una película de 1947, basado en la novela de William Gresham.  Stan (Bradley Cooper), un hombre que escapa de su pasado, en su deambular por el mundo va a parar a una feria donde el director, Clem (Willem Dafoe), le ofrece un trabajo estable. Allí traba amistad con Zeena (Tony Collette) y Pete (David Strathairn), que le enseñan los principios básicos del mentalismo.
Esta historia de escalada al éxito y bajada a los infiernos no puede generar más atracción y enganche. Un guion muy bien desarrollado donde no hay un momento ocioso, con unos personajes de personalidad bien marcada, interpretados por actores perfectamente elegidos para el papel. Actores enormes que llenan la pantalla sin comerse unos a otros. Además el escenario visual es de una riqueza insuperable, por lo que el resultado es una experiencia casi “religiosa”, un film de los que de disfrutan intensamente.
Bradley Cooper hace una muy buena actuación en un personaje donde se conjuga el ego, la ambición desmedida y el despegarse de una vida pasada tenebrosa, con un lado humano intermitente. El actor hace creíbles sus claros y sombras. Cate Blanchett glamurosa femme fatale, Rooney Mara como la dulce y abnegada novia de Bradley. Tony Collette y Strathairn fantásticos como la pareja que da las  claves a Cooper para triunfar, pero que también vaticinan las potenciales amenazas si se mal utilizan. Richard Jenkins, un millonario desesperado y Willem Dafoe en uno de eso personajes de outsider que hace tan bien. Con este último comparte Bradley un escena, donde en una comida, hablan sobre una de las actuaciones de la feria, escena crucial en el relato, magistralmente contada e interpretada por ambos. Excelente la escena a la que la película vuelve en varias ocasiones y con la que se inicia el film, muy trascendente para entender el personaje de Bradley Cooper. Del Toro saber crear el clímax como nadie en varias escenas y su resolución nunca defrauda.
Fastuosa la puesta en escena de esta historia especialmente en la parte del film que transcurre en la feria. Cada una de las atracciones es una auténtica joya. Una gozada de película que desde luego ha de verse en pantalla grande. (Valoración: 8.5 sobre 10). 



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA