LA CASA GUCCI: AMORES QUE MATAN

El prolífico productor y director Ridley Scott ("Blade runner", "Marte", "El último duelo¨), dirige este drama basado en la novela de Sara G. Forden sobre la historia de la familia Gucci, propietaria de la famosa marca de moda. Milán 1970. Maurizio Gucci (Adam Driver), hijo de uno de los dos propietarios de la marca de lujo Gucci, es un hombre bastante aislado del mundo. En una fiesta conoce a Patrizia (Lady Gaga) y se enamora de ella. Su padre, Rodolfo Gucci (Jeremy Irons) no aprueba el matrimonio y le expulsa de la gestión de la marca. Sin embargo, su tío Aldo (Al Pachino), se acerca a él.
La historia que cuenta Scott es una historia de amor, desamor, vínculos familiares, luchas de poder, ambición desmedida, y, sobre todo, deslealtades que se saldarán de forma extrema. Todo ello en un mundo loco de excesos, extravagancias, egos, todo muy intenso. Como siempre, la realidad supera la ficción, y lo que podría parecer poco creíble como argumento de película resulta que ocurrió. 
Como siempre en los proyectos de Scott, todo es de una calidad abrumadora. Perfecta elección de casting y excelente dirección de actores. Gran trabajo de ambientación y caracterización de los personajes y estupenda banda sonora con grandes hits de los 80 que ayuda a recrear el estilo de vida de los protagonistas y la época y dar energía a la película.
Todo el reparto está soberbio, los camaleónicos Adam Driver y Jared Letto, este último como Paolo Gucci muy bien caracterizado, la excelente Lady Gaga, Jeremy Irons … pero quien más me ha gustado es Al Pachino. Da gusto disfrutar de él en una buena película donde hace una actuación magistral sin sobreactuar, punto que es a veces su talón de Aquiles. (Valoración: 7 sobre 10). 



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO