INDIANA JONES 5: BUEN REVIVAL

El director James Mangold ("En la cuerda floja"), dirige la 5ª entrega de la saga. Indi (Harrison Ford) está sumergido en una profunda depresión. Ha perdido a su hijo, y su mujer Marion (Karen Allen), se ha ido de casa. Reaparece en su vida Helena Shaw, su ahijada (Phoebe Waller - Bridge), hija de un gran amigo de Indiana ya fallecido, Basil Shaw (Toby Jones) obsesionado por el dial del destino. Helena e Indi tendrán que enfrentarse a Jurgen Voller (Mads Mikkelsen), ex-nazi que trabaja para la NASA.
El guion de esta película sigue la misma estructura de las anteriores entregas. Ligeramente larga, contiene escenas de acción muy impactantes como la de apertura de la película que transcurre en un tren, o la persecución por el metro de Nueva York, pero con situaciones de humor menos logradas. El elemento esencial de la película es Harrison Ford, fantástico por lo bien que adapta el personaje a la situación, un aventurero con mentalidad de jubilado en horas muy bajas, que por necesidad recupera estupendamente sus habilidades a todos los niveles, pero con credibilidad. Su trabajo permite a los espectadores entusiastas de las anteriores entregas disfrutar de este revival y querer aun más a Harrison Ford (merecidísima esa super ovación en Cannes). Muy bien elegida la actriz co -protagonista, Phoebe Waller - Bridge, conocida por la serie "Fleabag", la perfecta heroína (una especie de Katherine Hepburn del XXI), una mujer que se zambulle perfectamente en el género de aventuras, ingeniosa, más lista que el hambre y con mucho sentido del humor. El personaje de villano Voller, interpretado por Mads Mikkelsen, está manejado de forma menos cliché de lo que suele ser habitual en los malos malísimos, quizás le falta un poco de fuerza. La escena final cierra perfectamente la historia y encantará a los miles de adeptos de la saga. (Valoración: 6.5)  








Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO

EL CALLEJON DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINEFILO