DESCONOCIDOS: INMENSO DOLOR

Andrew Haigh ("Lean on Pete") escribe el guion y dirige este film. Adam (Andrew Scott) es guionista y vive en un edificio de apartamentos donde de momento solo hay dos inquilinos, él y Harry (Paul Mescal). Adam vive lastrado por un hondo sufrimiento derivado de la muerte prematura de su madre (Claire Foy) y su padre (Jamie Bell).
Esta es una historia sobre la profunda herida de Adam, un hombre que no ha podido superar la tragedia de perder a sus padres cuando era solo un chaval. Adam lleva consigo un dolor tan enorme que le impide vivir de verdad, solo sobrevive y en su mente intenta despedirse de sus padres, mantener las conversaciones que nunca sucedieron, recrear algo que nunca pasó, para poder reconstruirse desde ahí. Es un muerto en vida. Tan muerto como sus propios padres. En su nueva casa, conoce a su único vecino, también un alma dolorida en quien puede encontrar amparo y comprensión sobre su soledad, y sobre su homosexualidad, que tampoco le ha ayudado a llevar una vida fácil.
Las escenas compartidas con Paul Mescal son sensibles, tiernas y los diálogos hermosos. Mescal tiene el don de poder ser socarrón, divertido, y en un segundo pasar a ser el hombre más desgraciado del planeta. Las escenas de Scott con sus padres, sobre todo con Claire Foy, son también una joya. Todos los actores están sobresalientes, pero Andrew Scott está superlativo. Una película conmovedora, desagarrada, que toca. Amas a los personajes. Querrías agarrar la mano de Andrew Scott, consolarle, decirle: “Estoy contigo”. Preciosa y simbólica la escena final de la película. Si os gustó "Aftersun" también con Paul Mescal, esta historia mueve similares emociones. (Valoración: 8 sobre 10)



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO

EL CALLEJON DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINEFILO