AFTERSUN: SUTILEZA Y MELANCOLÍA

La escocesa Charlotte Wells escribe el guion y dirige esta película que ha obtenido galardones en Cannes y Bristish Independent Film Awards entre otros. Calum (Paul Mescal) está separado. Va a pasar unos días de vacaciones en Turquía con su hija Sophie de 11 años (Frankie Corio). Por varias razones, estas vacaciones serán inolvidables para Sophie.
Esta película es un ejercicio de sutileza, de ir aportando algunos datos, hacer que nos fijemos en detalles que van haciendo crecer la historia y cobran sentido a medida que llegamos al desenlace. Alternando con momentos de diversión, sol, mar, espíritu vacacional... escenas a modo de fogonazo que inquietan e involucran al espectador, le indican que hay algo amargo que contrasta con la brillante luz mediterránea. La historia muestra la bonita relación de Sophie con su padre, un hombre aparentemente feliz, al que sin embargo las cosas no le están yendo bien. La forma de la directora de capturar esa relación con tantos momentos de felicidad y complicidad es muy fresca y verdadera. Tiene mucho poder narrativo tanto desde lo visual como desde el sonido. Hay muchas escenas destacables, la escena de Calum bailando en la terraza de la habitación o el baño nocturno en la playa, muy evocadoras. Los dos actores están enormes. 
Una película donde los silencios son muy importantes, en la que parece que no pasa nada, pero cuando nos acercamos al final y tenemos la foto completa, vemos que ha pasado mucho. (Valoración: 7.5 sobre 10).



Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA