ARMAGEDDON TIME: PÉRDIDA DE OPORTUNIDAD

James Gray ("Z, la ciudad perdida", "Ad astra"), dirige esta película que tiene mucho de autobiográfica. Nueva York, años 80. Paul (Banks Repeta), es un chico de unos 12 años. Su familia es judía, de clase media, y él tiene una relación muy especial con su abuelo, Aaron (Anthony Hopkins). En el colegio se hace amigo de un chico negro, Johnny (Jaylin Webb) repetidor, que vive en una situación casi de exclusión.
James Gray nos acerca a esa etapa tan difícil que es la adolescencia, un momento en el que de forma dolorosa se va accediendo a un mundo adulto poco comprensible, donde es necesario hacerse responsable de ciertas cosas, y donde los valores, los criterios con que se mueve la sociedad parecen carecer de lógica. El protagonista, Paul, es un chaval que vive en su propio mundo, al que solo le interesa dibujar. Se hace amigo de un chico señalado como mala compañía, aunque él solo se basta para meterse en lios. Se trata de un personaje con el que resulta difícil empatizar, egoísta y caprichoso, sólo podemos entender cómo se comporta si aceptamos que es más inmaduro de lo que correspondería para su edad. Cree que todo es un juego y nunca piensa en los demás. Sin embargo, los personajes de la familia tienen enjundia: su madre Esther (Anne Hataway) muy sensible y comprensiva, su padre Irving (Jeremy Strong) que no está demasiado a gusto consigo mismo y no sabe cómo manejar a su hijo, y el maravilloso abuelo que sí aporta enseñanzas y guias vitales al nieto, la única persona a la que éste escucha. Personajes y actores que dan juego, sin embargo, la personalidad del niño protagonista nubla un resultado global mejor. El final resulta vago. 

Un historia sobre hacerse adulto, sobre la educación en la familia, y el contraste entre la educación pública vs la privada. Considerando los mimbres con que contaba se hubiera esperado un mejor resultado. (Valoración: 6 sobre 10). 



 

 



Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA