LA CORDILLERA: PLENAMENTE DARIN


Santiago Mitre dirige y co-escribe (con Mariano Llinás) el guión de esta película. El presidente de Argentina, Hernán Blanco (Ricardo Darín) acude a una cumbre de países Latinoamericanos para acordar un convenio estratégico. A la tensión de la negociación política se le añade un problema personal grave relacionado con su hija Marina (Dolores Fonzi).
Hay dos cosas indiscutibles en esta película. La calidad del reparto encabezado por Ricardo Darín, y lo bien construida que está la atmósfera de la película (a partir de la direción arte, fotografia, localizaciones, etc). Sin embargo, el guión es bastante imperfecto, la trama principal que tiene que ver con Darín en su vertiente como político se desarrolla bien, pero la historia sobre su hija, creada para añadir pozos de oscuridad al personaje de Darín, no está bien resuelta, está fuera del registro del resto de la historia que es muy realista, no concreta y decepciona por poco conclusivo.
El personaje de Hernan Blanco sin llegar al nivel de un Benjamin Exposito ( "El secreto de sus ojos"), o el sacerdote Julián ("Elefante blanco"), puede ser un personaje relevante dentro de la carrera de Darín, algo positivo porque sus últimos trabajos estaban enmarcados en películas poco logradas ("Capitan Koblick", "Nieve negra"). Inescrutable, frío, con grandes zonas oscuras, Darín construye el personaje como el sabe, con economía gestual, sus inflexiones de voz, apoyándose en esa mirada con la que sabe expresar lo que sea necesario. Está enorme. El resto del reparto es solidísimo con Erika Rivas ("Relatos salvajes") como fiel asistente del presidente, Alfredo Castro ("El club", "Desde allá") como psiquiatra, etc.
Pese a un guión parcialmente fallido, la película es más que interesante principalmente por la "larga figura" de Hernán-Darín y el resto del reparto, siendo también reseñable lo bien retratado que aparece el backstage político que da cierto morbo. Merece la pena verla. (Valoración: 6 sobre 10)


Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

EL CINE QUE DEJÓ 2022

LOS FABELMAN: 100% SPIELBERG