EL HILO INVISIBLE: SIN CLICHES

El director Paul Thomas Anderson ( "Pozos de ambición", "Puro vicio") escribe el guión y dirige esta historia. Londres años 50. Reynolds Goodcock (Daniel Day Lewis) es un modisto prestigioso que dirige su firma de moda con la ayuda de su hermana Cyril (Lesley Manville). Su vida está dedicada a la creación. Un día conoce a Alma (Vicky Krieps).
El amor de Paul Thomas por los seres humanos no ordinarios y escarvar en su psique es indudable. Sus protagonistas son más o menos peculiares, a veces odiosos, siempre con más sombras que luces.
Aquí, Reynolds, Cyril y Alma son los tres personajes protagonistas. La historia entremezcla la vida profesional del modisto mostrándonos ese atractivo backstage de la moda (las relaciones con las clientas, la tensión de ver el resultado del trabajo, la forma en que el modisto se enfrenta a su trabajo), con el impacto que tiene Alma al llegar a su vida. Las fuerzas que se establecen entre el trío protagonista y la personalidad de los mismos es singular, no siguen clichés. Cuando estámos a punto de creer saber como son, cómo se van a comportar, salen por el lado más inesperado. Anderson no busca que empaticemos con sus personajes ni que lleguemos a conprenderles, selecciona especímenes a los que pasa el escaner para descubrir sus rarezas. La relación del espectador con ellos es de atracción- repulsión. Enganchan, pero en cierto momento preferirías no seguir mirando, no llegar a saber todos sus secretos. 
Personajes así de intensos, complejos, enfermizos, pero dentro de lo sutil, sólo pueden llevarse a buen puerto con muy buenos actores.Vicky Krieps, en uno de sus primeros papeles protagonistas, es un descubrimiento, juega muy bien el papel de chica enamorada, joven pero con las ideas claras, no se resigna a perder. Lesley Manville ("Another year"), una actriz de cine y teatro muy vinculada a Mike Leigh, interpreta muy bien ese personaje leal, ecuánime y low profile. Y Daniel Day Lewis ("Lincoln", "En el nombre del padre") palabras mayores. Su entendimiento con el director es total, han trabajado antes ("Pozos de ambición") y confecionaron juntos este personaje. Lewis siempre se zambulle en sus personajes y crea para cada uno mini-ticks, pequeños movimientos y gestos faciales, posturales, pequeños “rituales” que dan forma única a cada personaje. Es además capaz de pasar de expresar ira a la máxima vulnerabilidad en una fracción de segundo. Sus interpretaciones están en otra liga.
Una película de cuidada estética con un único fallo, el excesivo protagonismo de la música que llega a molestar por su volumen y su omnipresencia. Una película muy bien hecha pero cuya historia a algunos no tiene porqué gustarles. (Valoración: 7 sobre 10)

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO