SIN AMOR: INMISERICORDE DRAMA FAMILIAR

El director ruso Andrei Zvyagintsev ("Leviathan") dirige esta película, una de las nominadas a Mejor Película Extranjera Oscars 2018. Boris (Aleksey Rozin) y Zhenya (Maryana Spivak) están a punto de divorciarse, tienen un hijo de 12 años que sufre el desamor entre los padres y hacia él. Una tarde el niño no vuelve del colegio.
Parece que Zvyagintsev con esta película quiere destrozar esa idea popular de que los hijos unen. La llegada del hijo forzó en su momento la unión de esta pareja, donde desde hace años hay todo tipo de emociones negativas, todo tipo de sentimientos excepto el amor. Falta de amor que es extensiva al chaval. Con la desaparición del niño como excusa, el director nos muestra las personalidades de los padres, especialmente a partir de verles con sus nuevas parejas. La relación que tienen con ellas nos deja ver lo que hay dentro de ellos más allá de cómo se presentan, cómo parecen ser inicialmente. Nos encontramos con un guión soberbio, muy inteligente, donde conocemos gradualmente las aristas de cada uno, vamos rectificando la idea que nos hemos hecho de los dos protagonistas y no llegamos a tener la foto completa hasta los últimos planos del film.
La bien armada definición de los personajes y las sólidas actuaciones nos permiten tener esa radiografia. Unos personajes con los que es imposible empatizar o identificarse, tampoco comprenderles, rayan lo monstruoso, pero que son totalmente creibles.
Destaca la sobriedad en la forma de contar la historia. Con momentos tremendos, escenas como la del niño escuchando las conversaciones de sus padres sobre su futuro sin que ellos lo sepan. 
También es muy interesante aunque no es el foco, ver a partir de la desmembración de una pareja un atisbo de la sociedad rusa actual. Sus valores, el egoismo brutal, la maternidad no deseada como un problema muy extendido, su enganche a las RRSS aún mayor que la nuestra por lo que parece... 
Una película muy bien contada, muy bien hecha, durísima por el perfil de protagonista y la evolución del suceso catalizador de la historia. La sensación es ese dolor de garganta que sientes cuanto tomas una bocanada de aire helado. Imprescindible verla. (Valoración: 9 sobre 10).

Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA