CALL ME BY YOUR NAME: EL MANEJO DEL TIEMPO

El director italiano Luca Guadagnino ( “Io sono l' amore”, “Cegados por el sol”), dirige este film con guión de James Ivory, basado en la novela de Andre Aciman. Cada verano el profesor Perlman (Michael Stuhlbarg) recibe estudiantes que le ayudan en sus investigaciones sobre la cultura greco-romana. En el verano de 1983 el elegido es un investigador americano, Oliver (Armie Hammer) que convivirá con la familia: el profesor, su esposa y su hijo de 17 años Elio (Timothee Chalamet), en su casa en Italia.
Es indiscutible la forma tan personal que tiene Guadagnino de contar historias y su habilidad para hablar de los sentimientos, en particular sobre el amor. Con "Io sono l'amore" película que le puso en el mapa, el personaje de Tilda Swinton tenía un desarrollo inesperado y una riqueza extraordinaria, había historia de amor pero también se tocaba la familia, la infancia, etc. En "Call me by your name" la historia es más lineal, se adentra en Elio, su despertar al sexo y a experimentar su primer gran amor, en este caso un amor homosexual. Los personajes son quizás demasiado perfectos, todos mesurados, inteligentes, políglotas... en este sentido la "humanización" la ponen los actores, sobre todo el protagonista, Timothee, todo un descubrimiento y Stuhlbarg, el padre. Es discutible sin embargo la química entre Timothee y Armie Hammer (hay más entre Elio y Marcia..), también porque este último es un poco insulso.
Es una película donde la dirección está por encima de la historia (pese a estar nominado al Oscar Mejor Guión Adaptado). Se disfruta de ese don que tiene el director para cuidar el detalle (destacable la forma de incorporar la música), crear una atmósfera y manejar el tiempo, dando la sensación de que va despacio, de que lo que ves ocurre en tiempo real, incluyendo escenas que no pretenden resaltar ningún aspecto o cubrir un objetivo, sino transmitir la sensación de ese "largo y cálido verano" que parecería como muchos anteriores pero donde sin embargo tienen lugar cosas que dejarán huella indeleble en Elio y Oliver. Pese a que todo el mundo habla de la escena entre padre e hijo como la favorita, me parece mucho más potente la que sirve de cierre a la película, un plano larguísimo de Chalamet donde muestra sus sentimientos al desnudo, algo que solo un actor tan bueno como él puede aguantar. (Valoración: 7 sobre 10).

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO