LAS NIÑAS: SILENCIOS ELOCUENTES

La directora Pilar Palomero, después de rodar varios cortos y un documental, escribe el guión y dirige su primer largo. Celia (Andrea Fandos) es una niña de doce años que vive con su madre (Natalia de Molina). Su vida se centra en ir al colegio e ir descubriendo poco a poco lo doloroso que es dejar atrás un mundo idealizado donde nada estaba en tela de juicio.
Esta película no parece una opera prima, la forma de enfrentarse a la historia es de una madurez que ya la quisieran directores con mucha más experiencia. Palomero ensambla mágicamente un guión perfecto hasta el milímetro, que abre y cierra con una escena que simboliza los cambios de la protagonista en su tránsito de la infancia a la adolescencia. Un guion de esos donde parece que no pasa nada, donde hay más silencios que diálogos, con escenas muy evocadoras que transmiten los interiores de los personajes. Un silencio que no puede ser más fiel a lo que sucede en tantas familias, donde se evita hablar de lo que de verdad importa, de lo que preocupa, de lo que duele. Esa es solo una de las habilidades de Palomero en esta historia. La directora hace un gran recreación del mundo pre-adolescente en los años 90, de reuniones de amigas en casa de unas y otras, las primeras caladas, lo excitante de estar con las hermanas mayores que descubren temas prohibidos, el sonido de un colegio de chicas... Rueda con delicadeza, con encuadres muy bien trabajados que nos meten en las tripas de los personajes. Podemos ver lo que están pensando. Y cada elemento trabaja a favor de obra, la ambientación, el vestuario y una preciosa fotografía de Daniela Cajias

En el reparto, Natalia de Molina, que borda el papel de una madre prematura con gran peso sobre sus espaldas. La directora hace una gran dirección de actores con el grupo de chicas, destacando una sorprendente Andrea Fandos.
La historia de una niña que despierta poco a poco a la vida adulta. Ganadora a la mejor película y fotografía en el festival de Málaga 2020, Palomero se une a una lista nutrida de nuevas y buenas directoras españolas como Arantxa Echevarría ("Carmen y Lola"), Lucía Alemany ("La inocencia"), Carla Simón ("Verano 1993"), Belén Funes ("La hija de un ladrón") con el punto en común de hacer historias sobre las biografías de gente corriente y estar contadas con sensibilidad y belleza. (Valoración: 8 sobre 10).




Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA