ADAM: SORORIDAD

Maryram Touzani, directora marroquí que ha rodado varios cortos y documentales, escribe el guion y rueda su primer largo de ficción. Abla (Lubna Azabal) es una mujer viuda que vive con su hija de 7 años y regenta una pequeña pastelería en su misma casa. Un día Samia (Nisrim Erradi), una chica joven en avanzado estado de gestación, le pide trabajo. Aunque inicialmente se resiste, Abla acaba dando cobijo temporal a la embarazada.
Touzani crea una bonita historia sobre la relación que se construye entre estas dos mujeres y cómo la forma en la que cada una ve el mundo y sus diferentes personalidades transforma a la otra. Dos mujeres que se ayudan en una sociedad donde se estigmatiza inmediatamente todo lo que se sale de la norma, sobre todo en lo concerniente a la mujer.
La acción se desarrolla casi por entero dentro de las 4 paredes de la casa, y especialmente en la cocina, su sitio de trabajo, un lugar donde aprenden una de la otra, sacan sus sentimientos, miedos, alegría... de forma segura. Los dos personajes tienen un arco pronunciado. Abla parte de un estado de auto-castración emocional, negando sus sentimientos, mostrándose como si fuera una persona dura y severa. Samia debe decidir qué hacer una vez nazca su bebé sin padre en una cultura donde un hijo bastardo será discriminado. Ambas hacen un viaje vital importante. La niña juega el papel de observador sin censura, capaz de ver las cosas con nitidez y total sinceridad. Con su alegría y capacidad de amar hace que todo fluya. Las actrices están perfectas en sus personajes, Lubna Azabal nos impactó en "Incendies", es el tipo de actriz que sabe matizar de forma suave la interpretación, algo necesario para conseguir el tono que la directora le da a la historia, donde hay momentos muy dramáticos, pero nunca los subraya. Nisrim Erradi está a la altura de Azabal.
A nivel estético, muchas de las escenas, especialmente de Samia con sus turbantes preparando los postres tradicionales, por la iluminación y la gama de colores, parecen auténticos cuadros costumbristas holandeses. Una historia con un tempo pausado y muchos silencios que nos introduce en la intimidad de las dos mujeres trasladando muy bien sus sentimientos. Como sucedía en "Papicha" es una buena historia sobre las relaciones entre mujeres y la sororidad en países donde la opresión y falta de libertades de la mujer es ostensible. (Valoración: 7 sobre 10).







Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA