DUNE: DESLUMBRANTE FACTURA

Denis Villeneuve ("Prisioneros", "La llegada") que ya demostró su capacidad para enfrentarse a películas icónicas como "Blade runner" y hacer una continuación con excelente resultado ("Blade runner 2049"), vuelve a hacerlo con "Dune". En este caso se trata de una nueva adaptación de la novela de Frank Herbert cuya anterior versión fue dirigida por David Lynch. Una adaptación que se llevará a cabo en 2 partes. El duque Leto Atreides (Óscar Isaac), Lady Jessica (Rebecca Ferguson) y su hijo Paul (Timothee Chalamet) son enviados por el Emperador al planeta Arrakis para controlar las extracciones de un valioso mineral. Una vez allí se sucederán conspiraciones y constantes situaciones de peligro.
Una de las cosas, entre muchas, que logra Villeneuve en cada película es una sensación de armonía total entre todos los elementos que la componen: guion, registros de actuación, música, fotografía, todo fluye y se amalgama dando un resultado que envuelve al espectador y le lleva al lugar que en cada caso busca el director. Todo está en su sitio, nada es disonante de eso que el director quiere transmitir. En "Dune" aunque también hay acción, especialmente a partir de la segunda parte, predomina una sensación mística, de emociones pesadas, de inquietud. 
Los personajes están bien compuestos desde el guion, y la calidad de los actores elegidos acaba de enriquecerlos, siendo los de Fergusson y Chalamet en los que se profundiza más, ya que hay otros que al menos en esta primera parte tienen poca presencia (Zendaya, Javier Barden). El personaje de lady Jessica es de lejos el más interesante. Aparentemente vulnerable, perteneciente a una especie de grupo religioso, es en realidad fuerte y con sorprendentes poderes mentales. Chalamet, al que la cámara adora, va haciendo crecer el personaje según avanza la historia. Los dos actores se compenetran, siendo creíbles como una madre y un hijo con un vínculo especial.
Villenuve crea un universo que acoge y sobrecoge, donde el trabajo de fotografía (Greig Fraser), música (Hans Zimmer), vestuario (Jaqueline West y Bob Morgan) son sobresalientes. Dos horas y media de espectáculo visual con sentimiento y acción, que nos dejan con muchas ganas de ver la segunda parte aún sin fecha de realización. (Valoración: 7 sobre 10). 



 




Comentarios

  1. Pues más que una crítica le voy a hacer una autocrítica. La película está bien, la musica es increíble, el vestuario y la dirección de arte fantásticas. Vileneve hace un trabajo excepcional como siempre. Pero no se que le ve la gente a este guión que va de profundo pero yo no le veo tal profundidad. Que si. Que si ecología, política, colonialismo, lo que quieras. Yo no lo veo tan seductor como vileneve, linch o jodowski. Y ojo, debe ser la leche para un intelectual. No es mi caso.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que efectivamente no es tan profundo, es el drama de una familia poderosa que ve amenazada su posición, de forma que los padres estan obsesionados con proteger al heredero a capa y espada. Me gusta que Villeneuve no me lo presenta de forma grandilocuente, aunque los paisajes, ubicaciones, sean impresionantes, pero no el tono.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO