SIN NOVEDAD EN EL FRENTE: EL HORROR DE LA GUERRA SIN EUFEMISMOS

El director alemán Edward Berger lleva de nuevo al cine la obra de Erich Maria Remarque del mismo nombre. Primera Guerra Mundial. Paul (Felix Kammerer) y 3 amigos son unos jóvenes alemanes que deciden ir voluntarios a la guerra. Allí vivirán la peor pesadilla imaginable.
Esta película de 2h y media estrenada en Netflix, es soberbia. Por su calidad, y por centrarse en el horror y la sin razón que es la guerra, estaría en el grupo de otras grandes películas bélicas como  "Salvar al soldado Ryan", "1917", o la película de 1958 de Douglas Sirk,  "Tiempo de amar", tiempo de morir", también basada en una novela de Remarque.
La película tiene un ritmo perfecto, en muchos momentos resulta muy angustiosa, siempre descorazonadora al ser la guerra algo tan monstruoso como innecesario, que solo pone de relieve la incapacidad del ser humano de poner lógica en los asuntos. La historia está orientada a trasladar el mensaje del poder destructivo de la guerra sobre las personas, incluso aunque éstas la sobrevivan. El actor, está muy bien escogido, transmite mucho con sus ojos, su mirada llena de inocencia y de pánico, era necesaria esta capacidad de comunicar con su rostro, porque muchas escenas críticas no tienen diálogo alguno. Hay un análisis psicológico del protagonista y cómo evoluciona de sus primeros momentos en el frente a cuando va teniendo más experiencia. Un chico que pasa por una transformación total. Es fiero e implacable por instinto de supervivencia. Se rompe de forma intermitente cuando va perdiendo a sus amigos y compañeros en el camino, y cuando toma conciencia de las monstruosidades que él también lleva a cabo. No se reconoce a sí mismo. También Albrecht Schuch, otro soldado que acompaña a Paul, hace un estupendo trabajo.
La película tiene muy buena factura, y un presupuesto de producción importante. La estética está muy cuidada, el director incluye imágenes de gran belleza de bosques y parajes majestuosos, en contraste con escenas cruentas, terroríficas. A destacar la maravillosa fotografía con dominante azul de James Friend. El director rueda muy bien tanto secuencias  intimistas, como los planos más épicos. Una historia con mensaje antibelicista, que no puede estar más de actualidad. (Valoración: 8.5  sobre 10).




Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo en todo, Claris. A mí me ha encantado e impactado esta película. Lo único por añadir a mi parte es una mención especial a la banda sonora - tan diferente en el género que sorprende y destaca. Claustrofóbica, casi vaticinando el apocalipsis.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón. Está muy bien producida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS FABELMAN: 100% SPIELBERG

THE QUIET GIRL: LA BELLEZA DE LA SENCILLEZ

EL TRIÁNGULO DE LA TRISTEZA: FEROZ LUCHA DE CLASES