MI CRIMEN: COMEDIA BURBUJEANTE

El cineasta francés Francois Ozon, dirige y co-escribe el guion de esta película, adaptación de una obra de teatro de George Berr. Paris años 30. Madeleine, actriz (Nadia Tereszkiewicz), y Pauline, abogado (Rebecca Marder), son dos amigas que comparten piso en París, pero la suerte en el trabajo no las acompaña. Están a punto de que las echen del apartamento en el que viven por impago. Madeleine es acusada del asesinato de un productor de cine.
Ozon es un director sumamente versátil al que le gusta cambiar de género y registro casi en cada film. Admirador de Hitchcock, ha hecho incursiones en el suspense ("En la casa", "El amante doble"), el drama romántico ("Frantz"). Dirigió una excelente película sobre los abusos de la iglesia, basada en personajes reales ("Gracias a Dios"). Pero quizás la comedia es el territorio más visitado por él ("Ocho mujeres"). Con este proyecto vuelve explícitamente a este género, en una historia donde las mujeres mandan. Con una trama de enredo ingeniosa, tipo vodevil, y un repartazo, consigue crear muchos momentos cómicos y definir personajes divertidos a la vez que entrañables.
Las dos actrices protagonistas actúan muy bien, pero los secundarios son clave para darle el punto especial. Fabrice Luchini como juez y Isabelle Huppert como una actriz del cine mudo que ha caído en el olvido y está dispuesta a hacer lo que sea con tal de volver a primera plana se salen. Junto a ellos, Olivier Broche como secretario de juzgado, Dany Boon como empresario. Especialmente humorísticas las recreaciones de diversas hipótesis de cómo pudo suceder el crimen, realizadas emulando el cine mudo. Una deliciosa comedia ligera, sorprendente, burbujeante de cuidada producción (decorados, vestuario y caracterización). Una película con la que se pasa un buen rato. (Valoración: 7. 5 sobre 10).

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO