VAN GOGH, A LAS PUERTAS DE LA ETERNIDAD: INTERIORES

Julian Schnabel (“Antes de que anochezca”), dirige este retrato de Van Gogh en sus últimos años de vida. El interés mayor de Julien está en penetrar en el proceso creativo, en la inspiración. Una inmersión en la cabeza y las tripas del pintor para ponernos en sus zapatos, para entender lo que significaba pintar para él, sus momentos de satisfacción y sus desasosiegos.
Gran decisión el elegir a Willem Dafoe. Un actor con mayúsculas con un rostro capaz de contar en estático emociones muy profundas e íntimas, estados de ánimo complejos. Ese rostro casi cincelado habla de su interior atormentado y dolorido. Esta cualidad es fundamental considerando que éste es un ejercicio de introspección, la mayor parte de la historia es el pintor en soledad.
Para hacer este ejercicio además de contar con un actor que expresa mucho por sí mismo, el director mueve la cámara, la sitúa de forma constante encima de los personajes, a menudo en escorzo, con el objetivo de transmitir cómo Van Gogh se sentía en el mundo, de ver el mundo a través de sus ojos, algo que es efectivo pero que puede resultar agobiante y saturar. Consigue que tengamos el punto de vista del pintor en ese momento mágico en que decide qué quiere pintar o en su sentimiento de ser parte del mundo, de estar incluido en la naturaleza. También que vivamos cómo a menudo se siente amenazado por el exterior en una época de su vida en la que el pintor sufrió varias crisis que le llevaron a psiquiátricos.
El director nos deja escenas muy logradas.Algunas que destacan por su sensibilidad, como una de las que comparte con su hermano, otras muy impactantes como la de su funeral y muy únicas todas las que recogen su estado casi febril mientras pintaba, muy ilustrativas del sentir de Van Gogh.
El reparto está a la altura de Dafoe. Rupert Friend que siente amor y tristeza por la situación de su hermano, Mads Mikkelsen, Mathieu Amalric, Emmanuelle Seigner y Oscar Isaac como Gauguin. Indudablemente lo más potente de la película es la interpretación de Dafoe.
La historia gustará principalmente a los admiradores de Dafoe y a los interesados en el mundo interior de un artista. (Valoración: 7.5).


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO