EL CUENTO DE LAS COMADREJAS: GRAN REPARTO

Juan José Campanella (“El secreto de sus ojos”) escribe el guión y dirige esta comedia de humor negro. Mara Ordaz (Graciela Borges) es una actriz retirada, una vieja gloria del cine argentino.Vive en una mansión en medio del campo con su marido Pedro (Luis Brandoni) también actor, y dos amigos, Norberto (Oscar Martínez) y Martín (Marcos Mundstock), director y guionista de cabecera respectivamente. Un día aparecen Francisco (Nicolás Francella) y Bárbara (Clara Lago), interesados en la casa.
Campanella escribe un guión de planteamiento teatral, de mordaces diálogos que ambiciona ser más ingenioso de lo que finalmente lo es. Hay una doble trama, la que tiene que ver con los dos extraños empeñados en comprar la casa, y la de las 4 estrellas de cine retiradas que mantienen esas relaciones de amor odio que tanto unen, favores y secretos pasados.
La galería de personajes protagonistas es propia de un museo, casi de terror. Hay dos personajes viejos conocidos en la historia del cine y homenaje al mismo, el de Graciela Borges y el de Luis Brandoni. Esto es algo que quita capacidad de sorpresa a la película, aunque es verdad que la talla de los actores aminora el problema. El personaje de Graciela Borges tiene mucho de la Norma Desmond (Gloria Swanson) de "El crepúsculo de los dioses". Es la típica diva que nunca ha dejado de tener el egocentrismo y la tiranía después de tantos años de que el mundo girase a su alrededor. Su marido el actor a la sombra de la estrella. Oscar Martínez y Munstock son dos cascarrabias, irónicos, que se entretienen de mil formas, unas más intelectuales otras menos.
Una película menos ocurrente de lo que se podría esperar donde destaca el trabajo actoral, especialmente el de Graciela Borges ("La quietud") y Oscar Martínez ("Relatos salvajes"). Aunque hay que reseñar que Clara Lago está a la altura de ellos, algo que se aprecia bien en la escena del billar en su duelo con Oscar Martínez.
La tensión en el guión se basa en el reto intelectual, una competición donde se esconden las intenciones, donde se engaña, se juega con la vanidad de los personajes. Desde el principio sabes quien va a ganar aunque no sepas el como. El dicho de "el que ríe el último, ríe mejor" cobra aquí toda su dimensión.  (Valoración: 7 sobre 10).



Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA