UN BLANCO, BLANCO DÍA: SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

El islandés (Hlynur Palmason) escribe el guión y dirige esta película que fue la representante de Islandia en los Óscar 2020. Ingimundur (Ingvar Sigurdsson) es un policía fuera de servicio que se ha quedado viudo recientemente. Comienza a sospechar que su mujer tenía una aventura con otro hombre, algo que termina de desestabilizarle.

El lenguaje de esta película islandesa es propio. Pocos diálogos, mucho protagonismo del paisaje, la climatología, y mucho sentimiento, a veces latente, hasta que salta por los aires. Ingimundur, el protagonista, es un hombre curtido, duro, probablemente alguien que no suele mostrar sus emociones, o no se lleve demasiado bien con ellas, y al que veremos como va gestionando el descubrimiento de que su mujer muerta le fuera infiel. Un personaje construido de forma creíble, con una muy buena interpretación de Sigurdsson, muy carismático, donde hace compatible ser sensible y cariñoso con su nieta, una niña que da un sentido a su vida, con una rabia que va saliendo a trompicones a medida que sus descubrimientos sobre la faceta clandestina de su mujer se van consolidando. Excelentes tanto las escenas que comparte con su nieta, en actividades donde él la enseña, es generoso, protector y saca su mejor yo, como las situaciones con su psiquiatra “forzoso”, donde sale su lado más fiero e intransigente.

Una historia que profundiza bien en los sentimientos encontrados que produce ser consciente de una traición por parte de alguien que ya no está, con la incapacidad de desahogarse contra esa persona y al mismo tiempo que esa rabia conviva con la pena de la pérdida. Contemplativa a veces, muy expresiva otras, una historia sobre la convivencia de sentimientos opuestos y la soledad. (Valoración: 6 sobre 10).



Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

BLONDE: ESPLÉNDIDA ANA DE ARMAS EN UN "NO BIOPIC"

ARGENTINA,1985: EMOCIONANTE Y RIGUROSA