SABEN AQUELL: VERDAGUER = EUGENIO

El guionista y director David Trueba (“Vivir es fácil con los ojos cerrados “), co - escribe el guion y dirige esta película sobre  Eugenio, el famoso humorista que triunfó en España en los años 80. Eugenio (David Verdaguer) está a punto de casarse. Yendo en autobús se fija en Conchita (Carolina Yuste), una chica que quiere triunfar en el mundo de la canción.
Qué buena película ha firmado David Trueba. Un buen guion donde todo está equilibrado, el peso de los dos protagonistas, lo dramático. Trueba dirige muy bien a los actores en una película donde los sentimientos reinan desde la naturalidad. Con miradas, y pocas palabras entendemos las emociones de  los personajes. Una historia que profundiza en la personalidad del humorista y sobre todo en su amor por Conchita, su primera mujer. Un amor que le posibilitó de forma casual pasar de ser joyero en un taller, a convertirse en humorista de éxito. La historia en sí tiene mucho interés independientemente de si Eugenio es un personaje que nos interese o no. La elección de actores, un acierto total, con la dificultad de encontrar a un actor que debe encarnar a un personaje conocido por todos y del que no solo conocemos sus gestos y su forma de hablar, sobre todo su manera tan única de contar chistes. David Verdaguer, que ya podemos apostar que será uno de los favoritos al Goya, clava el personaje. El body language, su estar en el escenario y su forma de hacer reír. Carolina Yuste, una actriz que nunca falla, muy natural y creíble, soberbia como Conchita una mujer franca, alegre, y fuerte que tiene claro cómo es Eugenio y lo que puede esperar de él. Ella fue fundamental para que Eugenio pudiera mostrar su talento al mundo. La historia de una vida marcada por heridas profundas. La que el humorista arrastraba desde su infancia y la que sufre de adulto, de la que nunca se recuperó. (Valoración: 7. 5 sobre 10). 


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ACUSADO: EXCELENTE DRAMA JUDICIAL

EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS: PLACER CINÉFILO

EL FRANCOTIRADOR: DRAMA BÉLICO DENSO EN EXCESO