EL REINO: TRILLER CON ENJUNDIA

Rodrigo Sorogoyen ("Que Dios nos perdone") dirige esta película y firma el guión junto con su colaboradora habitual Isabel Peña. Manuel Lopez-Vidal (Antonio de la Torre) es un politico con un importante cargo autonomico a punto de dar el salto a la politica nacional. Involucrado en una trama de corrupción, el cree que lo tiene todo controlado. Sin embargo, los trapos sucios empiezan a salir a la luz.
Cómo nos hace disfrutar Antonio de la Torre ("Tarde para la ira", "La isla mínima", "Abracadabra") con su interpretación. Pocos pueden manejar como él lo hace un personaje presente en cada plano de la película, cuya curva de energía, emociones y estrategia va variando según se va cerrando el cerco sobre él. La historia nos cuenta su huida hacia delante, el estrés creciente que contagia al espectador, porque Sorogoyen, que ya nos demostró su habilidad en el thriller en “Que Dios nos perdone”, marca un ritmo implacable. Con la cámara casi encima de los hombros de la Torre durante buena parte del film, en su forma de caminar notamos la presión, casi llegamos a sentir sus contracturas, cómo fluctúa su energía, cómo se menoscaba o se potencia, pero también cómo nunca pierde la determinación de poder con todo y todos.
La película, que no deja ni respirar, está llena de grandes escenas, unas por lo bien planteadas que están a nivel de rodaje y montaje (como la persecución en coche), y otras muchas por la fuerza del espectacular reparto. Memorable y digna de crear un premio ad-hoc, es la escena del balcón con de la Torre y Luis Zahera. Un diálogo brillante y dos actores inmensos. Y también cualquiera de las secuencias donde vemos en acción a la "lideresa" del partido, "la Ceballos", encarnada maravillosamente por Ana Wagener, que imprime al personaje una personalidad, gestos y forma de hablar acertadísima.
Hay que resaltar que esta película no es solo un buenísimo thriller. Sorogoyen hace un afinado retrato de una tipología de arribista  y su forma de vivir a lo "nuevo rico hortera”. Una inmersión en la mentalidad de este tipo de persona que cree estar por encima del bien y del mal y que se convence a sí mismo de que al final “solo hace lo mismo que todos”. (Valoración:7 sobre 10).



Comentarios

Entradas populares de este blog

CERDITA: ESTUPENDA ÓPERA PRIMA

EL CINE QUE DEJÓ 2022

LOS FABELMAN: 100% SPIELBERG